FIV con ovodonación: pasos del tratamiento para las receptoras

Por (embrióloga).
Actualizado el 23/05/2017

La ovodonación es un proceso de fecundación in vitro (FIV) en el que se utilizan óvulos de una donante anónima con el objetivo de crear embriones que serán posteriormente transferidos al útero de la paciente o receptora para lograr el embarazo.

En este artículo os explicamos en qué consiste un tratamiento FIV con óvulos de donante y qué pasos se llevan a cabo a lo largo de todo el procedimiento para conseguir la gestación de la receptora.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Cuándo se necesitan óvulos de donante?

La donación de óvulos está especialmente indicada en mujeres que se encuentran en alguna de las siguientes situaciones:

  • Fracaso en ciclos de FIV con óvulos propios: la baja respuesta a la estimulación ovárica, la mala calidad de los óvulos y/o embriones, el fallo de fecundación y/o implantación o los abortos repetidos son las principales razones por las que puede no conseguirse el embarazo en un tratamiento de FIV.
  • Mujeres con alguna alteración genética susceptible de ser heredada por la descendencia y que no puede ser detectada mediante diagnóstico genético preimplantacional (DGP).
  • Baja reserva ovárica o nula función ovárica: ya sea por un fallo ovárico primario, un fallo ovárico prematuro, la menopausia o una cirugía ovárica.

También es recomendable plantearse la donación de óvulos en mujeres de edad avanzada, pues a partir de los 40 años aumenta considerablemente tanto la probabilidad de alteraciones cromosómicas en el feto como la probabilidad de aborto.

De hecho, la edad materna avanzada es la causa más frecuente en las pacientes que recurren a la ovodonación.

En estos casos, la probabilidad de embarazo con óvulos propios es muy baja, por lo que usar óvulos donados puede ser la solución reproductiva que permita a estas mujeres la maternidad.

Los óvulos de una donante pueden utilizarse en exclusiva para el tratamiento de una receptora, aunque en ocasiones, para abaratar los costes, se escoge la ovodonación compartida, que implica repartir los óvulos de una donante entre dos receptoras.

La FIV con ovodonación es el tratamiento que más engaños y dudas genera. La transparencia es uno de nuestros rigurosos criterios a la hora de recomendar clínicas. Puedes usar esta "herramienta" para filtrar las clínicas que cumplen nuestros criterios de selección y además obtener un informe con todos los detalles para resolver tus dudas y evitar engaños.

¿Cómo se selecciona a la donante de óvulos?

Existen una serie de requisitos que las donantes de óvulos deben cumplir:

  • Tener entre 18 y 35 años de edad.
  • Buen estado de salud, tanto física como mental.
  • Ausencia de enfermedades genéticas o infecciosas que puedan ser transmitidas a la descendencia.

Además de comprobar que se cumplen estas características, también se realiza una evaluación ginecológica completa para asegurar que existe un funcionamiento normal del aparato reproductor y que dispone de buena reserva ovárica.

Por tanto, antes de ser admitidas, todas las donantes de óvulos han tenido que pasar una serie de pruebas médicas que garantizan que son fértiles y que están libres de enfermedades infecciosas y genéticas. Además, se someten a una evaluación psicológica para garantizar su salud mental y a una valoración de sus antecedentes familiares.

La asignación de las donantes a las receptoras se hará intentando garantizar al máximo tanto la similitud fenotípica (características físicas) como inmunológica entre ambas.

Si deseas más información sobre cómo se lleva a cabo el proceso de selección de las donantes, te recomendamos que visites el siguiente enlace: La selección de la donante de óvulos en España.

A la hora de valorar la afinidad entre la donante y la pareja receptora, también puede realizarse un test de compatibilidad genética (TCG). Consiste en analizar las enfermedades genéticas de las cuales son portadores la donante de óvulos y el futuro padre, en el caso de que aporte él los espermatozoides, para evitar su transmisión a la descendencia.

La importancia de este test reside en que permite detectar enfermedades genéticas recesivas, las cuales no se manifiestan en los portadores (la donante de óvulos y el futuro padre o el donante de semen) pero que si la descendencia hereda las dos mutaciones sí que sufrirá la enfermedad.

El proceso de la ovodonación paso a paso

Para poder utilizar óvulos donados se tiene que llevar a cabo una fecundación in vitro (FIV). No es posible realizar una inseminación artificial, ya que es necesario fecundarlos óvulos extraídos a la donante en el laboratorio para poder transferirle los embriones resultantes a la receptora.

El tratamiento de FIV con donación de los óvulos varía ligeramente si los óvulos son donados en fresco o si van a pasar por un proceso de vitrificación:

  • En fresco: en este caso, hay que sincronizar los ciclos ováricos de la donante y la receptora. Para ello, la donante inicia la estimulación ovárica el mismo día en que la receptora se empieza a administrar la medicación para preparar el endometrio. Así, se programará la transferencia de los embriones en función de la maduración de los folículos, la fecundación, el desarrollo de los embriones y el estado del endometrio.
  • Vitrificados: tras la estimulación ovárica y la obtención de los óvulos de la donante, éstos son vitrificados (congelados). Se conservan en un banco de óvulos hasta que la receptora inicia el tratamiento hormonal para preparar su endometrio. Cuando éste tiene las características óptimas para la implantación, los óvulos de la donante son desvitrificados y fecundados. Los embriones resultantes se transfieren al útero de la receptora para conseguir la gestación.

Ambas opciones tienen ventajas e inconvenientes. Por una parte, sincronizar los ciclos de ambas mujeres no es algo fácil y pueden haber imprevistos que hagan que se tenga que cancelar el ciclo. Por la otra, la vitrificación puede empeorar la calidad de los óvulos.

Se deberá considerar la mejor opción en función de cada paciente y de las condiciones de cada clínica de reproducción asistida.

A continuación, veremos los pasos detallados del proceso de ovodonación y las variaciones que hay en el procedimiento dependiendo de si se trata de óvulos en fresco o de banco.

Tratamiento hormonal para donar óvulos

La ovodonante se tiene que someter a un tratamiento hormonal para obtener más óvulos que los que se conseguirían en un ciclo natural, en el cual solo maduraría uno.

Este tratamiento recibe el nombre de estimulación ovárica controlada y consiste en administrar hormonas exógenas que promueven el crecimiento folicular para conseguir un número mayor de óvulos. De esta manera, las probabilidades de éxito en el ciclo de ovodonación aumentan.

Para evaluar la respuesta a la medicación, se realizan controles ecográficos y hormonales periódicamente, cada dos o tres días.

Preparación endometrial de la receptora

Puesto que los óvulos no son de la mujer que va a quedar embarazada (la receptora), ésta no deberá someterse a la primera etapa de la fecundación in vitro, que consiste en la estimulación del ciclo ovárico y la punción folicular.

Obviar esta primera etapa suprime la necesidad de la fuerte medicación hormonal asociada a la estimulación, así como la pequeña intervención quirúrgica que supone la punción. No obstante, habrá que preparar el endometrio de la receptora para la transferencia.

Para favorecer la implantación del embrión tras su transferencia al útero de la receptora, es necesario que el endometrio presente un aspecto trilaminar y un grosor de aproximado de entre 7 y 10 mm. Por esta razón, la receptora seguirá un tratamiento hormonal sustitutivo:

  • Estrógenos: se dan generalmente desde el día en que baja la regla.
  • Progesterona: su administración suele comenzar el día de la punción o fecundación.

Este tratamiento puede ser por vía oral, vaginal o en parches. Deberá mantenerse, como mínimo, hasta el día de la prueba de embarazo (14 días más tarde de la fecundación). En el caso de que el resultado sea positivo y se haya conseguido la implantación, se suele continuar hasta fases más avanzadas de la gestación (12-20 semanas).

Hay ocasiones en las que se aprovecha el ciclo natural de la paciente para evitar dar estrógenos y reducir la medicación a solo progesterona, aunque en casos de ovodonación esto es poco común, especialmente si se trata de ciclos en fresco debido a la dificultad de sincronizarse con la donante sin medicación.

En el caso de que la receptora tenga ciclos menstruales, también puede ser necesario administrar anticonceptivos orales o análogos de la GnRH para evitar la ovulación espontánea, ya que ésta podría perjudicar a la receptividad endometrial y dificultar la implantación. Se administrarán en el ciclo previo a la transferencia para controlar el ciclo hormonal desde el inicio.

Puedes saber más sobre la medicación que se administra para la preparación endometrial visitando el siguiente enlace: Preparar el endometrio para la transferencia de embriones.

Obtención de los óvulos de la donante

Los óvulos se obtienen mediante una punción folicular, una pequeña intervención que se realiza de manera transvaginal, guiada mediante ecografía y bajo sedación.

Consiste en aspirar el líquido folicular de los ovarios, donde se encuentran los óvulos que queremos conseguir.

Una vez este líquido llega al laboratorio, se recuperan los óvulos que hay en él y se mantienen en condiciones óptimas de cultivo hasta que se realiza la fecundación in vitro (FIV), en los ciclos de ovodonación en fresco, o son vitrificados.

Fecundación y cultivo embrionario

Aquellos óvulos que sean maduros, serán fecundados en el laboratorio. Puede hacerse mediante FIV convencional o con microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), siendo esta última la más utilizada.

Los espermatozoides que se utilizan para fecundar los óvulos donados pueden ser tanto de la pareja masculina de la receptora como de un donante de semen. Esta última situación es lo que se conoce como FIV con doble donación.

Mediante la FIV, se consiguen los embriones. Éstos son cultivados en condiciones controladas que favorecen su desarrollo y se evalúa su evolución hasta el día de la transferencia.

Gracias a estas valoraciones, se pueden seleccionar para transferir los embriones que tienen más probabilidades de implantar.

Transferencia de los embriones a la receptora

La transferencia de los embriones suele llevarse a cabo en el tercer día del desarrollo embrionario o en estadio de blastocisto (día 5 o 6 de desarrollo).

Consiste en introducir en el útero de la receptora uno o dos de los embriones de mejor calidad. El número de embriones que se transfieren dependerá de la calidad de éstos y de los resultados obtenidos en los ciclos previos.

Si deseas más información sobre cómo se realiza la transferencia o de qué dependen estas decisiones que hemos comentado, te recomendamos que leas los siguientes artículos:

Según la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, como máximo, se pueden transferir tres embriones. Sin embargo, en las pacientes de ovodonación, es poco frecuente que se transfieran tantos debido a que provienen de óvulos de mujeres jóvenes y sanas. Esto hace que las probabilidades de embarazo múltiple sean muy elevadas, situación que puede comportar riesgos.

Los embriones que son evolutivos y no son transferidos se vitrifican para utilizarlos más adelante en el caso de que no se consiga la gestación con la primera transferencia o de que se quieran tener más hijos.

Test de embarazo y control de la gestación

Para saber si se ha conseguido la gestación, se analizarán los niveles de la hormona beta-hCG en sangre. El resultado de esta prueba solamente es fiable a partir de 14 días o más desde la fecundación.

Puedes saber más sobre este test gracias al siguiente artículo: La beta-hCG: ¿Qué valores son normales en el embarazo?

En el caso de que el resultado sea positivo, aproximadamente dos semanas más tarde de haber realizado la prueba, se programará el primer control ecográfico de la gestación. Será en este momento cuando se podrá escuchar por primera vez el latido cardiaco fetal. También se podrá saber si se trata de un embarazo único o múltiple.

Éxito de la ovodonación

El uso de óvulos de donante en la reproducción asistida tiene la ventaja de garantizar una elevada probabilidad de embarazo, puesto que provienen de mujeres jóvenes y sanas, sin problemas de fertilidad y que se han sometido a numerosas pruebas médicas para comprobar su adecuado estado de salud.

De forma generalizada, los tratamientos de FIV con óvulos de donante presentan unas tasas de éxito mayores a las conseguidas en procesos de la FIV con óvulos propios, por lo que la mayoría de mujeres tienen una experiencia positiva y logran ser madres.

A pesar de eso, no siempre se consigue a la primera: algunas mujeres no logran el embarazo hasta el segundo o tercer intento de ovodonación.

El éxito no solo depende de la calidad de los óvulos, también son importantes otros factores como las características uterinas de la receptora, si los óvulos se utilizan en fresco o tras un proceso de congelación, la edad de la donante y la paciente, la causa de infertilidad de la receptora, etc.

Si quieres encontrar información detallada sobre las tasas de éxito, puedes consultar el siguiente enlace: Tasas de éxito de la ovodonación.

Riesgos y aspectos psicológicos

La ovodonación comporta muy pocas complicaciones médicas, ya que la medicación hormonal para la preparación endometrial tiene pocos efectos secundarios y la transferencia es un proceso sencillo. Las fases del proceso que pueden suponer más riesgos son la estimulación ovárica de la donante y la obtención de sus óvulos. Por tanto, la receptora no corre riesgos.

Sin embargo, una de las mayores preocupaciones de las madres que tienen que optar por la ovodonación es el hecho de no poder compartir su genética con sus hijos y si existe riesgo de no quererlos por no parecerse a ellas.

Recurrir a la donación implica renunciar a la genética propia. La idea de que los hijos no compartan los genes con los padres no es algo fácil de asumir. Muchos padres necesitan apoyo psicológico antes, durante e incluso después del tratamiento para poder afrontar el tratamiento de donación.

Las personas que tienen hijos a partir de óvulos de donantes deben tener claro qué significa ser madre. La maternidad hace referencia al deseo de nacimiento, la crianza, educación y responsabilidad de un hijo, y no a la carga genética del mismo.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la genética no lo es todo. Aunque el niño no sea genéticamente el hijo de la receptora, pues no comparten una porción de información de sus genes, sí que va a tener los cambios epigenéticos (modificaciones del material genético) que ocurran en el útero de ésta.

¿Qué dice la ley sobre la donación de óvulos?

La Ley española sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida indica que la donación de óvulos debe ser un acto completamente anónimo y altruista, aunque permite la compensación económica a las donantes por las molestias ocasionadas, posibles riesgos y gastos derivados del proceso de donación.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, bajo las recomendaciones de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, fija la cantidad de esta compensación entre 800 y 1000?.

Puedes leer más sobre este aspecto aquí: Compensación por la donación.

En cuanto al anonimato, éste debe ser total y permanente, por lo que ni la donante debe conocer información alguna sobre la receptora ni la receptora sobre la donante. No obstante, la ley establece que los futuros niños pueden solicitar información general de los donantes, la cual no incluirá la identidad.

Aunque la ley no marca una edad límite para la receptora de los óvulos, los profesionales de las clínicas de reproducción asistida lo establecen en 50 años. Sin embargo, como hemos comentado anteriormente, la Ley 14/2006 sí que establece una serie de requisitos para las donantes relacionados con su edad, así como su salud física y mental. Los comentamos al detalle en este artículo: Requisitos de las donantes de óvulos.

Si quieres información específica sobre la legislación relativa a la donación de óvulos, te recomiendo consultar este enlace: Ley española de donación de óvulos.

Preguntas de los usuarios

¿Puedo quedarme embarazada con óvulos de donante si ya estoy en la menopausia?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Sí. En la menopausia la mujer no produce por sí misma las hormonas que actúan en la maduración de óvulos ni para que el endometrio permita la implantación, pero en el tratamiento de ovodonación se administran hormonas de forma externa para preparar el endometrio y no se necesitan los óvulos de la paciente, ya que se van a utilizar los de una mujer joven.

Por lo tanto, gracias a la ovodonación, las mujeres con menopausia precoz o con edad avanzada que ya han entrado en la menopausia pueden lograr ser madres.

¿Desde cuándo se cuentan las semanas de embarazo en ovodonación?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Al igual que en cualquier embarazo, las semanas se cuentan desde la fecha de última regla, ya que en los ciclos de donación de óvulos se simula el proceso que ocurriría de forma natural, coincidiendo los tiempos de ovulación, fecundación e implantación.

En caso de haber hecho un ciclo previo con anticonceptivos o no tener la menstruación, deben añadirse aproximadamente 2 semanas a la fecha de la transferencia para calcular las semanas de embarazo.

¿El niño se parecerá a mí aunque no tenga mi genética?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Puesto que la donante de óvulos se ha seleccionado de forma que comparta ciertos rasgos con la receptora, como el color de pelo, de ojos, de piel, raza, altura, etc., tendrá cierto parecido con ella. También adquirirá gestos y expresiones propios de la madre durante su desarrollo.

Además, como ya hemos comentado anteriormente, durante su desarrollo en el útero ocurren ciertas modificaciones epigenéticas en el ADN del bebé. Estos pequeños cambios podrían influir, entre otras cosas, en el aspecto del niño, aunque todavía es necesario investigar más sobre este tema.

¿Qué diferencias hay entre ovodonación y fecundación in vitro?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Generalmente, cuando hablamos de fecundación in vitro (FIV), hacemos referencia al proceso de unir los óvulos y los espermatozoides de los futuros padres para obtener embriones y lograr el embarazo tras la transferencia de los mismos al útero de la futura madre.

La ovodonación es un proceso de FIV en el que, en lugar de emplear óvulos de la mujer que busca el embarazo, se fecundan los ovocitos que ha donado una chica de forma anónima y altruista. Por tanto, la ovodonación consiste en recibir los óvulos donados por la ovodonante para conseguir el embarazo tras el proceso de FIV.

¿Qué vale el tratamiento de FIV con óvulos de donante?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

La FIV con donación de óvulos tiene un precio algo mayor al de la FIV con óvulos propios debido a los gastos relacionados con la donante como la medicación, las pruebas y la compensación económica. El precio suele ser de entre 4500 y 9000 euros, dependiendo de la situación de cada receptora y la clínica de fertilidad.

En este artículo puedes obtener más información sobre el coste de estos tratamientos: Precio de la ovodonación.

¿Qué posibilidades de embarazo hay con óvulos de donante?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Las donantes son chicas jóvenes, sanas, sin problemas de fertilidad. Por tanto, sus óvulos son de muy buena calidad. Esto permite que las tasas de éxito de la FIV con ovodonación sean generalmente mayores a las de FIV con óvulos propios.

Si deseas más información sobre la probabilidad de éxito que hay en estos casos, te recomendamos que leas el siguiente artículo: Tasas de éxito de la ovodonación

¿Qué duración tiene un tratamiento de ovodonación?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

La duración de este tratamiento dependerá de varios factores. El proceso de ovodonación comienza con la preparación endometrial de la receptora y la estimulación ovárica de la donante. La respuesta de la receptora a esta medicación influirá en la duración. En los ciclos de donación en fresco, la respuesta de la donante a la estimulación ovárica también puede influir. La duración de esta fase del proceso será, aproximadamente, de unos 15 días.

Una vez se obtienen los óvulos, se deberá esperar de 3 a 6 días para realizar la transferencia embrionaria al útero de la receptora. El siguiente paso será analizar los niveles de beta-hCG 14 días más tarde de la fecundación para confirmar el embarazo.

¿Puedo realizarme un tratamiento de ovodonación en la Seguridad Social?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Los tratamientos que cubre la Seguridad Social dependen de en qué comunidad autónoma se realicen, ya que no está regulado a nivel estatal. En algunas comunidades sí que es posible realizarse este tipo de ciclos, pero hay que cumplir con ciertos requisitos, como no ser mayor de 40 años, para poder someterse a ellos.

¿Cuánto tiempo de espera hay para someterse a un proceso de ovodonación?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

El tiempo de espera para realizarse estos tratamientos depende, principalmente, de la disponibilidad de donantes de óvulos compatibles con la receptora que tenga la clínica en la que lleva a cabo el proceso.

Por eso, tanto el volumen de donantes del que dispone la clínica como las características de la receptora influirán en la dificultad de encontrar una donante compatible con ella.

Lectura recomendada

Una vez se consigue el embarazo, suelen aparecer muchas preguntas sobre los síntomas relacionados con la implantación y la gestación. En este enlace puedes encontrar más información: Embarazo por donación de óvulos: síntomas más comunes.

Otro de los temas que despiertan muchas dudas es si decirle a un hijo que es fruto de una ovodonación y cómo hacerlo. Hemos redactado este artículo para ayudaros en este proceso: Tener un hijo por donación de gametos.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Rebeca Reus
Rebeca Reus
Embrióloga
Graduada en Biología Humana (Biomedicina) por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), con Máster Oficial en Laboratorio de Análisis Clínicos por la UPF y Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Rebeca Reus

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.