Los riesgos de la donación de óvulos: ¿qué consecuencias puede tener?

Ser donante de óvulos puede causar una serie de molestias durante el proceso y, en ocasiones, pueden surgir complicaciones. Antes de tomar la decisión de donar óvulos, es importante valorar las ventajas e inconvenientes de hacerlo y ser consciente de que puede tener algunos efectos secundarios y peligros.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Donar óvulos es peligroso?

Una de las dudas que les suele surgir a las donantes cuando se plantean donar óvulos es si puede ser peligroso. Para entender los riesgos y efectos secundarios que puede tener, se deben tener claros los dos procesos que son necesarios para obtener los óvulos:

Estimulación ovárica controlada
tratamiento hormonal que se realiza para inducir la maduración de varios óvulos al mismo tiempo.
Punción folicular
procedimiento médico por el que se extraen los óvulos maduros del ovario.

Los efectos derivados de éstos son normalmente leves y poco frecuentes, pero en algunos casos pueden llegar a ser peligrosos. Por ello, es muy importante disponer de toda la información para poder decidir si se desea ser donante.

Si te estás planteando ser donante de óvulos, te recomendamos que visites el siguiente enlace: Información para ser donante de óvulos. En él encontrarás un formulario que, si lo rellenas, te ayudaremos de manera personalizada a encontrar la clínica que mejor se adapta a tus necesidades.

Efectos de la medicación hormonal

La donante se debe administrar la medicación mediante inyecciones subcutáneas. Estas inyecciones contienen hormonas que, al igual que ocurre con cualquier otro tipo de medicación, pueden provocar efectos secundarios.

Entre los efectos secundarios más comunes, se encuentran:

  • Hematomas en la zona de la inyección
  • Hinchazón abdominal
  • Aumento del volumen corporal
  • Pesadez en las piernas
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Sensación de presión en los ovarios
  • Sequedad vaginal

Algunos de estos efectos secundarios son muy similares a los que tienen lugar durante la menstruación y generalmente son pequeñas molestias. También podrían producirse alergias a la medicación, pero son muy poco frecuentes.

Síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO)

Los ovarios de las donantes suelen responder muy bien a la medicación debido a que son mujeres jóvenes, sanas y sin problemas de fertilidad asociados. Esto hace que tengan un mayor número de folículos en los ovarios y que sea necesario controlar muy bien la dosis de medicación que se les da para evitar el síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO).

Éste es el riesgo más importante que puede surgir derivado de la medicación necesaria para donar. Afortunadamente, ocurre en menos del 4% de las donantes de óvulos, ya que la estimulación ovárica que reciben es menor que la que se suele aplicar a las pacientes.

Este síndrome se produce cuando la respuesta a la estimulación hormonal es demasiado fuerte y, como consecuencia, se producen alteraciones en la permeabilidad de los vasos sanguíneos. Esto hace que el líquido presente en ellos se vierta hacia la cavidad abdominal. Los efectos pueden ser leves, moderados o graves, según la sintomatología que se presente y la rapidez con la que se actúe.

Entre los efectos leves y moderados de este síndrome, encontramos:

  • Hinchazón
  • Dolores de cabeza intensos
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor abdominal
  • Calambres fuertes
  • Diarreas

En los casos más graves, podría haber daños en los ovarios de la donante, dificultad para respirar y las funciones renal y cardiovascular pueden verse comprometidas. Por eso, es muy importante tratar este síndrome tan rápido como sea posible.

¿El SHO se puede prevenir?

La mejor manera de prevenir el síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO) es realizar un estudio exhaustivo de las probabilidades que tiene cada donante de desarrollarlo.

Por ejemplo, en el caso de que la donante presente el síndrome de los ovarios poliquísticos (SOP), las probabilidades de que sufra SHO con la medicación hormonal aumentan considerablemente. Ahí reside la importancia de personalizar los tratamientos de estimulación ovárica para cada paciente, incluidas las donantes de óvulos.

Además, también es recomendable no administrar dosis hormonales muy altas y realizar controles médicos durante toda la estimulación para evaluar la respuesta de la donante a la medicación. Se analizarán los niveles séricos de estrógenos y el número de folículos, ya que cuanto mayores sean éstos, más probable será que se desarrolle el SHO.

Otra forma de reducir la probabilidad de que ocurra el SHO es utilizando protocolos de estimulación en los que no sea necesario administrar hCG para inducir la ovulación, ya que esta hormona es la que desencadena estos síntomas.

Para ello, los análogos de la GnRH que se utilizan para evitar la ovulación espontánea son antagonistas. Con este protocolo se pueden administrar agonistas para inducirla y éstos, a diferencia de la hCG, no agravan los síntomas del SHO.

En el caso de que la donante presentara síntomas indicativos de una posible hiperestimulación, el médico puede reducir la dosis o suspender el ciclo de donación de óvulos para evitar complicaciones médicas.

Si quieres saber más sobre la medicación y cómo se administra, consulta este artículo: Medicación para la estimulación ovárica de las donantes de óvulos.

También cabe destacar que los problemas más graves derivados del SHO se producen si ocurre el embarazo. Por tanto, en el caso de las donantes, si se diagnostica a tiempo, los síntomas serán más leves y es menos probable tener que cancelar el ciclo. Además, será recomendable que se eviten las relaciones sexuales sin protección para evitar que haya una gestación, ya que podría desencadenar y agravar el SHO, especialmente si fuera múltiple.

Complicaciones de la punción folicular

La punción folicular consiste en la extracción de los óvulos del ovario mediante una aguja de succión y se realiza guiada por ecografía. Para realizar este procedimiento, se administra anestesia general suave a la donante para que no sienta ningún dolor.

Se trata de una técnica mínimamente invasiva, eficaz y con bajo riesgo de complicaciones, pero, como todo procedimiento quirúrgico, tiene sus riesgos.

La complicación más frecuente tras la punción folicular es la hemorragia, que en la mayoría de los casos se produce de forma leve y se manifiesta con un sangrado vaginal. En segundo lugar, como todo procedimiento quirúrgico, la punción folicular también conlleva riesgo de infección y la anestesia que se administra puede causar alguna complicación, como alergias.

Entre las complicaciones que tienen lugar con una frecuencia escasa encontramos la torsión ovárica, que tiene lugar en pacientes que presentan ovarios muy móviles.

Puedes encontrar más información sobre la punción ovárica en este artículo: La punción folicular para obtener los óvulos.

Consecuencias psicológicas de la donación

No debemos olvidar que la donación de óvulos también presenta ciertos riesgos psicológicos que hay que tener en cuenta.

Donar óvulos es un acto altruista, voluntario y anónimo que permite ayudar a otras mujeres a ser madres y puede hacer que la donante se sienta realizada.

Sin embargo, hay que tener muy presente que se trata de un hecho irreversible y que, por mucho que la donante se arrepienta de haberlo llevado de a cabo, no será posible echarse atrás una vez se hayan asignado los óvulos a la receptora y hayan sido fecundados.

Es cierto que para ser aceptadas en los programas de donación, las donantes tienen que realizar cuestionarios y entrevistas que garanticen su aptitud psicológica. No obstante, no es fácil evaluar cómo les influirá más adelante.

Por eso, es necesario que, antes de dar el paso, las chicas se informen de en qué consiste la donación de óvulos y analicen introspectivamente las consecuencias que tendrá su decisión, tanto a corto como a largo plazo.

También puede ayudar a valorar estas consecuencias el hecho de saber qué pasará con los óvulos donados. Para ello, os recomendamos que leáis este artículo, en el que se explica cómo es un tratamiento con estos ovocitos paso a paso: El tratamiento de FIV con ovodonación.

Es recomendable que solamente se tome la decisión una vez se hayan evaluado todas las ventajas e inconvenientes de la donación de óvulos, tanto físicas como psicológicas, para minimizar al máximo los futuros arrepentimientos.

Por último, cabe destacar que, gracias los avances que se han dado en los últimos años en el campo de la reproducción asistida, cada vez son menos frecuentes las complicaciones derivadas de la donación de óvulos que hemos expuesto en este artículo. No obstante, se deben conocer todos los posibles riesgos antes de iniciar el proceso de la donación de óvulos.

Preguntas frecuentes

¿Donar óvulos afecta a la fertilidad? ¿Me puede dejar estéril?

No se ha visto que la donación de óvulos afecte a la fertilidad, ya que una mujer nace con unos 400 mil óvulos y sólo ovula alrededor de 500 en toda su vida.

Por lo tanto, aquellas mujeres que donen óvulos podrán quedarse embarazadas y tener hijos. En caso de que más adelante presenten problemas de fertilidad, no tienen por qué estar asociados a la donación de óvulos.

¿Donar óvulos da cáncer?

Distintos estudios demuestran que no hay un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama, de ovario, de endometrio o de cuello uterino tras someterse a la estimulación ovárica, ni siquiera en el caso de los tumores dependientes de hormonas.

Sin embargo, si la mujer ya está desarrollando un cáncer, la estimulación hormonal que recibe para la donación de óvulos puede hacer que éste se desarrolle más rápidamente si se trata de tumores hormonodependientes.

¿Qué efectos tiene a largo plazo la donación de óvulos?

Se debe tener en cuenta que la ovodonación es un tratamiento relativamente reciente, razón por la cual los efectos a largo plazo todavía no se conocen con exactitud. No existen estudios en los que se hayan analizado los efectos secundarios en mujeres que fueron donantes años atrás.

Por ello, gran parte de los efectos a largo plazo habitualmente relacionados con la donación de óvulos son los mismos que se han detectado en mujeres que se sometieron a un ciclo de FIV en el pasado.

Lectura recomendada

Antes de iniciar una donación de óvulos, es importante conocer detalladamente en qué consiste este proceso. Para ello, te recomendamos que leas el siguiente artículo: ¿Cuál es el procedimiento para ser donante?

No obstante, hay que tener en cuenta que es necesario cumplir con una serie de requisitos para poder ser aceptada en un programa de donación. En este enlace puedes encontrar las condiciones necesarias para ser donante: La selección de la donante de óvulos en España.

2 comentarios

  1. usuario
    Bea89

    La verdad es que no me fío yo mucho de que no haya efectos a largo plazo por la medicación. Igual no en todas las mujeres pero seguro que en algunas si tiene efecto en el desarrollo posterior de cáncer.

  2. usuario
    Berta

    Sí que puedes desarrollar cáncer pero tiene que estar ya empezando a aparecer para que las hormonas influyan en que crezca más rápido. Como al principio no sabes que estás desarrollando cáncer puede parecer que ha salido por las hormonas pero no es así como funciona, no provocan cáncer.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar