¿En qué consiste la fecundación in vitro (FIV)?

Por (embrióloga).
Actualizado el 14/10/2015

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida de alta complejidad que requiere la extracción de los óvulos y/o espermatozoides, la fusión de los mismos en el laboratorio y la transferencia del embrión generado al cuerpo de la mujer que lo gestará.

¿Cuándo se aplica la FIV?

Se realiza cuando aparecen problemas graves de fertilidad que impiden el embarazo tanto de forma natural como mediante técnicas de reproducción asistida más sencillas como la inseminación artificial.

La infertilidad puede deberse tanto a problemas en la mujer como en el hombre o incluso en ambos. También hay casos de infertilidad de origen desconocido en los que las pruebas realziadas a ambos miembros de la pareja no permite determinar la causa exacta por la que el embarazo natural no se produce.

A continuación exponemos las principales indicaciones de la FIV:

Lo ideal es realizar la FIV con óvulos y espermatozoides de los futuros padres. Para poder emplear los espermatozoides propios será necesario que la muestra seminal del futuro papá tenga un REM (recuento de espermatozoides móviles) de al menos 3 millones de espermatozoides/ml de eyaculado.

En cuanto a la madre, será necesario que ésta sea capaz de producir óvulos en respuesta a la medicación administrada para la estimulación ovárica controlada.

Sin embargo, hay situaciones en las que esto no es posible. En ese caso, se puede hacer la FIV con gametos de donantes anónimos que los ceden de forma altruista para que otras personas y parejas puedan tener hijos.

Fecundación in vitro paso a paso

Como hemos indicado, la FIV es una técnica reproductiva compleja. Los pasos seguidos para llevarla a cabo son los siguientes:

  • Estimulación ovárica: la mujer se administra medicación hormonal por vía intramuscular con el objetivo de aumentar la producción ovárica y así obtener el mayor número de óvulos posible, mejorando así las probabilidades de obtener embriones viables.
  • Punción folicular: se trata de la intervención quirúrgica en la que se obtienen los óvulos. Consiste en la aspiración del líquido folicular en el que se encuentran los óvulos en el ovario. Se realiza bajo anestesia general y dura aproximadamente 20-30 minutos.
  • Obtención del semen: recogida y preparación de la muestra seminal. Generalmente la muestra se obtiene por masturbación, aunque en casos puntuales se obtienen los espermatozoides por aspiración de epidídimo o biopsia testicular.
  • Inseminación: fecundación propiamente dicha, es decir, unión de los óvulos y los espermatozoides en el laboratorio. Este apartado puede realizarse de forma convencional o mediante la ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides). Más abajo puedes ver las diferencias entre ambos métodos.
  • Cultivo de embriones: observación del desarrollo embrionario desde la fecundación hasta que son transferidos al útero de la mujer. Durante este tiempo los embriones irán evolucionado en un incubador que mantiene las condiciones óptimas para el desarrollo embrionario.
  • Preparación endometrial: la futura madre recibe medicación hormonal, diferente a la de la estimulación ovárica, para que su endometrio adquiera el aspecto y grosor adecuado para favorecer la implantación embrionaria.
  • Transferencia embrionaria: se seleccionan los embriones de mayor calidad y se transfieren al útero a la espera de que implanten en el endometrio uterino. Este procedimiento es sencillo e indoloro por lo que no requiere anestesia.
  • Vitrificación de los embriones: los embriones viables que no hayan sido transferidos serán congelados mediante la técnica de la vitrificación para poder ser utilizados en tratamientos posteriores.

En caso de realizar la FIV con ovodonación, el proceso se divide en dos: la primera parte (estimulación ovárica y punción folicular) la recibe la donante. La preparación endometrial y la transferencia de embriones se realiza en la receptora, es decir, la futura madre.

Tipos de fecundación in vitro

La fecundación es la unión del óvulo y el espermatozoide para dar lugar al embrión. En reproducción asistida, este proceso puede realizarse de dos maneras:

  • FIV convencional: se ponen en contacto en una misma placa de laboratorio un óvulo y una gota con millones de espermatozoides a la espera de que alguno de estos espermatozoides sea capaz de penetrar el óvulo y fusionarse con él. Se produce así la fusión de la información genética de ambos y el inicio del desarrollo del embrión.
  • ICSI: responde a las siglas de inyección intracitoplasmática del espermatozoides. Aquí es el embriólogo el que selecciona un espermatozoide y lo inyecta en el interior del citoplasma ovárico. Si la unión ha sido adecuada, se fusionarán los núcleos de ambos y se formará el embrión.

La diferencia principal entre ambos tipos es el modo en que espermatozoide y óvulo se unen para dar lugar al embrión. Los pasos previos y posteriores a la fecundación propiamente dicha son los mismos.

En la FIV convencional, el espermatozoide se une al óvulo por sí mismo por lo que se nos acercamos algo más a la forma natural de fecundación. Por el contrario, en la ICSI, el espermatozoide queda dentro del óvulo gracias a la intervención del especialista, lo cual supone un paso más hacia el embarazo pero mayor manipulación de los gametos.

Riesgos y efectos secundarios

Los posibles riesgos o complicaciones derivados del proceso de fecundación in vitro son:

  • Síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO): se debe a una respuesta excesiva al tratamiento de estimulación ovárica. En caso de producirse, lo habitual es que sea leve, causando distensión abdominal, aumento de peso o dolor en el vientre. En los casos más graves produce un aumento del tamaño de los ovarios y una mayor permeabilidad de los vasos sanguíneos. Esto puede puede causar la extravasación de fluidos fuera del torrente sanguíneo, llegando incluso a comprometer el sistema hepático, hematológico, renal y respiratorio.
  • Embarazo múltiple: existe un aumento de la probabilidad de producirse un embarazo múltiple en aquellos casos de FIV en los que se transfieren dos o tres embriones. Si se transfieren dos embriones, existe un 6% de probabilidad de embarazo gemelar y si se transfieren 3, la probabilidad de tener gemelos es del 12% y la de trillizos es del 3%.
  • Aborto natural: aproximadamente el 20% de embarazos terminan en un aborto natural, producido generalmente en las primeras semanas de embarazo.
  • Embarazo ectópico: consiste en la implantación del embrión en zonas diferentes a la cavidad uterina. Entre un 2% y un 5% de las mujeres que se someten a un tratamiento de FIV pueden sufrir un embarazo ectópico.

Estos riesgos pueden producirse tanto si se emplean gametos propios como gametos donados. La única diferencia es que el SHO lo padecerá la donante en lugar de la paciente, ya que es quien se somete a la estimulación ovárica.

Las complicaciones derivadas de la punción ovárica, como alergias, infección o consecuencias de la anestesia, son muy excepcionales.

Preguntas de los usuarios

¿Cuál es el precio de la FIV?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Un tratamiento de fecundación in vitro con óvulos y espermatozoides de los futuros padres suele costar entre 3000 y 5000?, dependiendo del centro de reproducción asistida donde se vaya a llevar a cabo la técnica y de las necesidades de cada situación.

En caso de recurrir a la donación de óvulos, semen o de ambos gametos, el coste se verá aumentado. Si se realiza la FIV con esperma de donante, el precio será de entre 3500 y 5500? aproximadamente. Si se trata de un procedo de ovodonación, el coste de la FIV rondará los 4500-9000?. Si por el contrario se emplean tanto óvulos como semen de donantes, el valor del tratamiento variará entre 5000 y 9000?.

En cualquier caso, estos precios son orientativos y generalizados. Es importante tener en cuenta qué pruebas y tratamientos se incluyen en cada presupuesto, pues esto varia mucho entre unas y otras clínicas de fertilidad.

¿Qué diferencias hay entre la inseminación artificial y la fecundación in vitro?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La diferencia principal entre ambas técnicas de reproducción asistida es que en la inseminación artificial (IA), la fecundación se produce en el interior del cuerpo de la mujer mientras que en la FIV, la fecundación tiene lugar en el laboratorio y es posteriormente cuando los embriones se transfieren a la mujer.

Si quieres leer más información puedes consultar este artículo: diferencias entre FIV e inseminación artificial.

¿Se necesita hacer reposo después de la FIV?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

No, a excepción de casos puntuales, el proceso de FIV no requiere reposo. Tanto después de la punción como después de la transferencia de los embriones, la mujer puede seguir con su vida habitual.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Andrea Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). Tiene un Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). También cuenta con un Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.