¿Qué tipos de técnicas de reproducción asistida existen?

Por (embrióloga), (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 16/04/2020

La reproducción asistida se define como el conjunto de técnicas que se aplican con el objetivo de tratar los problemas de fertilidad y poder lograr el embarazo. Aunque cada técnica tenga sus propias características, todas ellas implican la manipulación de los gametos (óvulos y espermatozoides) en mayor o menor medida.

Por otra parte, las técnicas de reproducción asistida se clasifican según sea de alta o baja complejidad. La inseminación artificial, el coito programado y la congelación del esperma son algunos ejemplos de técnicas de baja complejidad. Sin embargo, la fecundación in vitro, la vitrificación de embriones y el diagnóstico genético preimplantacional son ejemplos de técnicas de alta complejidad.

La elección de un tipo de tratamiento de reproducción asistida u otro dependerá de la causa de esterilidad particular de cada persona o pareja. Además, es necesario tener en cuenta la edad de los pacientes para elegir la técnica reproductiva más adecuada.

A continuación tienes un índice con los 9 puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué opciones hay?

Los tratamientos reproductivos más comunes y generalmente conocidos son:

Inseminación artificial (IA)
se introduce el semen de forma no natural en el aparato reproductor femenino.
Fecundación in vitro (FIV)
ya sea convencional o por ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides). La fecundación del óvulo por el espermatozoide se lleva a cabo en el laboratorio.

A estas dos técnicas de reproducción asistida se unen numerosos tratamientos que, en combinación, permiten la paternidad/maternidad a personas que de forma natural no lo pueden conseguir. Esto hace referencia a procedimientos como la vitrificación de óvulos y embriones, la congelación de semen, el análisis genético preimplantacional (DGP), la donación de óvulos y/o semen, la adopción o donación de embriones, el cultivo embrionario o la gestación subrogada.

¿Cuál es la técnica de reproducción asistida más adecuada?

El especialista en fertilidad será el encargado de determinar la técnica de reproducción asistida más aconsejada para cada caso en concreto en base a los resultados de las pruebas solicitadas y a la historia clínica realizada.

Como ya hemos comentado, un factor de vital importancia es la edad para determinar qué opción reproductiva es más aconsejable. Esto es debido a que las probabilidades de conseguir una gestación disminuyen conforme la edad de los pacientes aumenta, sobre todo a partir de los 35 años en la mujer.

Por ello, la FIV suele ser la opción más adecuada y tener mayores tasas de éxito cuando la mujer tiene 40 años. La razón principal es que a medida que aumenta la edad de la mujer, la reserva ovárica y la calidad de los óvulos disminuye hasta llegar a la menopausia.

Inseminación artificial

La inseminación artificial (IA) es una técnica de reproducción asistida de baja complejidad y poco riesgo. Se trata de un tratamiento rápido, indoloro y técnicamente sencillo.

La IA consiste en depositar una cantidad de semen en el útero de la mujer a través de la introducción de una cánula por el canal cervical. Esta técnica se debe llevar a cabo durante periodo de ovulación de la mujer para lograr mayor probabilidad de éxito.

Para que la inseminación artificial pueda resultar exitosa es necesario que se cumplan los siguientes requisitos:

Permeabilidad tubárica
es decir, que las trompas de Falopio sean funcionales y permeables, ya que de lo contrario no se produciría el encuentro del óvulo y el espermatozoide.
Calidad seminal
normalmente, se recomienda una concentración seminal superior a 3-5 millones de espermatozoides con movilidad progresiva por mililitro.
Edad materna
se desaconseja realizar la inseminación artificial cuando la mujer tiene más de 36 años debido a la disminución de la calidad de sus óvulos con el paso del tiempo.
Buena función ovárica
la mujer tiene que tener ovulaciones y ciclos menstruales regulares.

Por otra parte, la inseminación artificial puede realizarse utilizando semen de la pareja masculina (IA conyugal u homóloga) o semen de donante (IA heteróloga). En ambos casos, la muestra seminal pasa previamente por un proceso de capacitación espermática que concentra la muestra en espermatozoides de elevada calidad. Además, la mujer recibe un suave tratamiento hormonal que permite controlar la ovulación y mejorar así la probabilidad de embarazo.

Si quieres más información sobre este método reproductivo, visita este enlace: Inseminación artificial.

Fecundación in vitro

La fecundación in vitro o FIV es un tratamiento de alta complejidad que requiere técnicas específicas de laboratorio e intervención quirúrgica. Además, la FIV está sujeta a posibles riesgos y efectos secundarios.

Esta técnica de reproducción asistida se emplea en casos de infertilidad cuando no es posible realizar la inseminación artificial o cuando ésta ha fracasado previamente. La FIV consiste en obtener los óvulos y los espermatozoides y fecundarlos en el laboratorio. Posteriormente, los embriones creados son transferidos al útero de la mujer a la espera de que se produzca el embarazo. Este proceso reproductivo puede realizarse con gametos propios y/o donados.

A grandes rasgos, podemos decir que los pasos seguidos para la realización de una FIV son los siguientes:

  • Estimulación del ciclo ovárico: se administra medicación hormonal a la paciente para favorecer la producción múltiple de óvulos y controlar la ovulación.
  • Punción ovárica o folicular: es la intervención en la que se extraen los óvulos del ovario de la paciente. Se realiza por aspiración y bajo anestesia, por lo que la mujer no sentirá dolor.
  • Preparación del semen: se obtiene el semen por masturbación, se analiza y se preparara para la fecundación. El proceso de preparación del esperma se denomina capacitación espermática.
  • Fecundación: consiste en la unión del óvulos y el espermatozoide, ya sea de forma convencional o por microinyección.
  • Cultivo de embriones: tras la fecundación se observa el desarrollo de los embriones obtenidos hasta el momento de la transferencia embrionaria.
  • Transferencia embrionaria: se seleccionan los embriones de mayor calidad y se introducen en el útero de la mujer con ayuda de una cánula a la espera de que implanten. Para ello, el endometrio de la mujer habrá sido preparado mediante medicación hormonal para la transferencia de los embriones.
  • Vitrificación de los embriones: los embriones de buena calidad no transferidos serán criopreservados mediante la vitrificación.

Cuando quedan embriones vitrificados, no será necesario que la mujer vuelva a pasar por el proceso de la estimulación ovárica en caso de realizar un segundo intento o querer tener otro hijo pasado un tiempo.

Diferencias entre FIV convencional e ICSI

Como hemos comentado, existen dos técnicas de FIV, la convencional y la ICSI. La diferencia entre ambas radica en la forma de fusión de los óvulos y los espermatozoides, pero el resto de pasos del proceso son los mismos.

  • FIV convencional: se pone en contacto el óvulo y los espermatozoides en una misma gota de medio de cultivo, pero será el propio espermatozoide el que deberá por si mismo atravesar las membranas del óvulo e introducirse en su interior.
  • ICSI: corresponde a las siglas de inyección intracitoplasmática de espermatozoides. El embriólogo introduce el espermatozoide seleccionado en el interior del ovocito mediante una aguja de inyección específica.

La elección de realizar la fecundación de los gametos de una forma u otra dependerá de la causa de infertilidad, así como de las preferencias de la clínica de reproducción asistida.

Si quieres más información sobre la FIV, te recomendamos leer este artículo: Fecundación in vitro.

FIV con óvulos de donante

La ovodonación es una técnica de reproducción asistida en la que los gametos femeninos, es decir, los óvulos son aportados por otra mujer diferente a la que se va a realizar la transferencia del embrión generado en el laboratorio.

Esta técnica de reproducción asistida tiene elevadas tasas de éxito, ya que las ovodonantes son mujeres jóvenes y la calidad de los óvulos suele ser buena. Sin embargo, para valorar el éxito de la FIV con óvulos de donantes también se debe realizar una buena preparación endometrial de la mujer receptora para la transferencia de los embriones.

A continuación, se enumeran los casos indicados para realizar una FIV con óvulos de donante:

  • Fallos repetidos en ciclos previos de FIV-ICSI.
  • Abortos de repetición.
  • Edad materna avanzada.
  • Fallo ovárico, ya sea causado por insuficiencia ovárica prematura, ausencia de ovarios, menopausia, etc.

Hay que tener en cuenta que la calidad de los óvulos disminuye conforme la edad de la mujer aumenta. Además, esto provoca que haya mayor probabilidad de que los embriones se encuentren alterados cromosómicamente.

Si quieres seguir leyendo sobre esta técnica de reproducción asistida, te invitamos a visitar el siguiente enlace: ¿Cómo es la FIV con ovodonación y cuáles son los pasos para las receptoras?

Doble donación

La FIV con donación de óvulos y de semen es una técnica de reproducción asistida a la que se recurre cuando ningún paciente puede aportar sus propios gametos. Se trata de un tratamiento de elevado precio, aunque ofrece altas garantías de éxito de lograr el embarazo.

La FIV con doble donación está recomendada en los siguientes casos:

  • Parejas heterosexuales en las que ambos miembros tienen problemas de esterilidad severos.
  • Mujeres solteras cuyos óvulos no son de buena calidad y, además, necesitan semen de donante.
  • Parejas de mujeres homosexuales que, al igual que en punto anterior, necesitan un donante de esperma y ninguna de ellas puede aportar los óvulos por problemas de fertilidad.

En el siguiente artículo podrás encontrar una explicación más detallada de esta técnica de reproducción asistida: FIV con donación de óvulos y semen: la doble donación de gametos.

Diagnóstico genético preimplantacional

El diagnóstico genético preimplantacional (DGP) es una técnica de reproducción asistida complementaria que puede realizarse después de la FIV. El objetivo del DGP es determinar si existen anomalías genéticas en los embriones generados en el laboratorio.

Por tanto, el DGP se lleva a cabo para analizar el material genético de los embriones a través de la biopsia de una o varias células. Así, se garantiza la transferencia de embriones genéticamente normales.

La biopsia embrionaria se puede realizar en día 3 o en día 5, cuando se encuentran en estadio de blastocisto. La extracción de una célula para ser analizada no tiene ningún efecto en el desarrollo del embrión.

Preservación de la fertilidad

La preservación de la fertilidad es una técnica de reproducción asistida de baja complejidad, ya que hace referencia a congelar los óvulos y/o los espermatozoides.

Cuando se lleva a cabo la preservación de la fertilidad, los gametos son almacenados en nitrógeno líquido de manera indefinida hasta que sean utilizados sin alterarse la calidad de los mismos.

Especialmente, es de vital importancia que los pacientes sean informados de las posibilidades de preservar su fertilidad cuando se van a someter a tratamientos oncológicos, como la radioterapia y la quimioterapia.

Preservación de la fertilidad masculina

Cuando un hombre decide preservar su fertilidad consiste en congelar el semen, lo cual es un proceso rápido y sencillo. Se trata de mezclar la muestra de semen obtenida por masturbación con crioprotectores cuya misión es evitar la alteración de los espermatozoides. La muestra de esperma será almacenada en bancos de nitrógeno líquido a -196ºC durante un tiempo ilimitado hasta que el hombre decida utilizarla.

Además, la congelación de tejido testicular sería otra opción para preservar la fertilidad masculina. Sin embargo, este procedimiento es una técnica experimental, ya que su eficacia aún no ha sido demostrada.

Preservación de la fertilidad femenina

La vitrificación de óvulos es el proceso más habitual para preservar la fertilidad femenina. Esta técnica consiste en criopreservar los óvulos de forma ultrarrápida, por lo que es necesario pasar de 15ºC a -196ºC en poco tiempo. De esta forma, los óvulos se guardan en bancos sin sufrir alteraciones en su calidad durante un tiempo ilimitado.

Cuando una mujer decide vitrificar sus óvulos es necesario que se administre medicación hormonal para estimular la producción de múltiples óvulos, a diferencia de lo que ocurre en un ciclo normal.

El siguiente paso consiste en la punción ovárica para la obtención de los óvulos. Esta intervención no es dolorosa y se realiza bajo anestesia. Posteriormente, los óvulos son vitrificados en el laboratorio y se almacenan en un banco de nitrógeno líquido hasta el momento de utilizarlos.

Otras opciones para preservar la fertilidad en las mujeres sería la transposición ovárica y la congelación de tejido ovárico, aunque todavía son técnicas experimentales.

Preguntas de los usuarios

¿Cuándo es necesario un tratamiento de reproducción asistida?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Se dice que una pareja padece infertilidad o esterilidad cuando lleva más de 12 meses de relaciones sexuales sin protección y no logra el embarazo evolutivo. En ese momento se debe acudir al especialista para que realice las pruebas necesarias que ayuden a determinar la causa de esterilidad. Con ello, el especialista indicará la técnica de reproducción asistida más adecuada en cada caso.

El tiempo que una pareja debe estar buscando el embarazo natural antes de recurrir a la reproducción asistida se reduce a los 6 meses cuando la mujer tiene más de 37 años.

¿Es posible hacer el tratamiento de reproducción asistida en la Seguridad Social?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Sí, la Seguridad Social en España aplica las técnicas de reproducción asistida en casos de infertilidad siempre que la pareja no tenga un hijo sano en común. Además, la mujer debe tener menos de 40 años para poder acceder a este tipo de tratamientos.

¿Qué diferencias hay entre la donación doble y la adopción de embriones?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Con la donación de embriones se ha dado un pasito más en el proceso, ya que lo que recibe la pareja receptora son embriones y no gametos, es decir, la fecundación ya ha tenido lugar.

Por otra parte, en la doble donación, tanto los óvulos como los espermatozoides proceden de donante, es decir, son de elevada calidad. Por el contrario, en adopción de embriones, se emplean embriones sobrantes de tratamientos de fertilidad de otras parejas.

Las tasas de éxito de la donación de óvulos y espermatozoides suelen ser más altas, pero también lo es el precio.

Si quieres más información sobre la embrioadopción puedes consultar el siguiente artículo: Donación de embriones.

¿Con qué técnica de reproducción asistida hay más probabilidad de tener gemelos?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

Mediante la fecundación in vitro (FIV), ya sea de manera convencional o por inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI). Estos tratamientos tienen más posibilidades de embarazo gemelar cuando se transfieren dos embriones en lugar de uno.

¿Cuál es la tasa de éxito de la FIV según la edad?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

La FIV es una técnica de reproducción de alta complejidad y con elevadas tasas de éxito. Según los estudios de los especialistas, los porcentajes de éxito de la FIV en función de la edad son los siguientes:

  • Un 40% en mujeres menores de 35 años.
  • Entre un 27-36% en mujeres de 35 a 37 años.
  • Entre un 20-26% en mujeres de 38 a 40 años.
  • Entre un 10-13% en mujeres mayores de 40 años.

Lecturas recomendadas

Cuando se realiza un tratamiento de FIV puede surgir la duda de cuál es el mejor número de embriones a transferir al útero de la mujer. Si quieres obtener más información sobre este tema, te invitamos a visitar el siguiente artículo: ¿Cuántos embriones hay que transferir?

Por otra parte, las mujeres solteras pueden lograr su deseo de ser madres mediante IA o FIV, pero utilizando semen de donante. En el siguiente artículo podrás obtener toda la información al respecto: ¿Cómo puedo ser madre si estoy soltera?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Edwards, RS (1995). Principles and practice of Assisted Human Reproduction. Brody SA eds. Philadelphia: W.B. Saunders Co.

Grupo de Interés de Centros de Reproducción Humana Asistida del Sistema Nacional de Salud (2002). Criterios para la utilización de los recursos del Sistema Nacional de Salud Español en técnicas de reproducción humana asistida Rev Iberoam Fertil; 19(1): 5-31.

National Callaborating Center for Women’s and Children’s Health. Fertility: assessment and treatment for people with fertility problems. Clinical Guideline February 2004. Recuperado el 22 de agosto de 2018 de http://www.rcog.org.uk

Pellicer A, Alberto Bethencourt JC, Barri P, Boada M, Bosch E, Hernández E, Matorras R, Navarro J, Peramo B, Remohí J, Riciarelli E, Ruiz A y Veiga A (2000). Reproducción Asistida. En: Documentos de Consenso SEGO; 9-51.

Santamaría Solís, L. (2000). Técnicas de reproducción asistida. Aspectos bioéticos. En: Cuadernos de Bioética/1ª. Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI).

W.N. Spellacy, S.J. Miller,A. Winegar (1986). A pregnancy after 40 years of age. Obstet Gynecol, 68, pp. 452-454

Zegers-Hochschild F, Adamson GD, de Mouzon J, Ishihara O, Mansour R, Nygren K, Sullivan E, Vanderpoel S, for ICMART and WHO. Glosario de terminología en Técnicas de Reproducción Asistida (TRA). Versión revisada y preparada por el International Committee for Monitoring Assisted Reproductive Technology (ICMART) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Red Latinoamericana de Reproducción Asistida en 2010 Organización Mundial de la Salud 2010.

Preguntas de los usuarios: '¿Cuándo es necesario un tratamiento de reproducción asistida?', '¿Es posible hacer el tratamiento de reproducción asistida en la Seguridad Social?', '¿Qué diferencias hay entre la donación doble y la adopción de embriones?', '¿Con qué técnica de reproducción asistida hay más probabilidad de tener gemelos?' y '¿Cuál es la tasa de éxito de la FIV según la edad?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). Tiene un Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). También cuenta con un Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez
Número de colegiada: 3316-CV
 Rebeca Reus
Rebeca Reus
Embrióloga
Graduada en Biología Humana (Biomedicina) por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), con Máster Oficial en Laboratorio de Análisis Clínicos por la UPF y Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Rebeca Reus

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.