Inseminación artificial con donación de semen en Rusia

La inseminación artificial es la técnica de reproducción asistida más sencilla. Consiste en depositar la muestra de semen en el interior del tracto uterino de la mujer.

La legislación rusa permite utilizar semen de donante si es necesario, por lo que muchas parejas o mujeres de otros países con limitaciones en la donación espermártica deciden acudir a Rusia para poder realizar una inseminación artificial con semen de donante.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Indicaciones de la IAD

La inseminación artificial de donante (IAD), también conocida como inseminación heteróloga, no requiere mucha intervención por parte del especialista, así que se indica cuando las mujeres tienen las siguientes características:

  • Mujer menor de 35-37 años.
  • Permeabilidad tubárica comprobada.
  • Buena reserva ovárica.
  • Útero sin alteraciones.

Es necesario recurrir a semen de un donante cuando el hombre no puede utilizar su esperma por riesgo de transmitir una enfermedad genética, ante ausencia de espermatozoides (azoospermia) o fallos repetidos de FIV con semen propio.

Ser madre sin pareja masculina

También se puede recurrir a la IAD si se quiere formar una familia siendo madre soltera. En Rusia está autorizada la donación seminal en los casos de pareja heterosexual o mujer soltera.

Sea cual sea el caso, las indicaciones son las mismas, así que las características de la mujer deben cumplir los requisitos necesarios. Habitualmente, las mujeres que quieren ser madres solteras tienen muy buen pronóstico, puesto que en su caso (a priori) no hay ningún problema de esterilidad.

Las parejas lesbianas no pueden acceder a esta técnica, dado que la ley no la contempla.

Identidad del donante de semen

La donación de gametos en Rusia suele ser anónima. Se pueden facilitar algunos datos del donante, como las características físicas principales, nivel educativo o el grupo sanguíneo, pero la identidad del donante está protegida.

Los donantes son sometidos a controles que garantizan su salud y nunca se les facilita información sobre la pareja o mujer que ha requerido su muestra de semen.

Aunque es menos frecuente, también se puede realizar la donación de semen no anónima, pero en este caso es necesario que sea un familiar o amigo cercano de la paciente.

Además, el donante no anónimo debe pasar exactamente por los mismos controles sanitarios que se le realizan a cualquier donante. La calidad seminal de un donante de semen debe ser superior a los valores normales de referencia. Son muestras que deben tener una alta capacidad fecundante, por lo que, aunque sean hombres sanos con un seminograma normal, no siempre es suficiente.

Procedimiento en la inseminación

Los especialistas se encargan de realizar una estimulación suave para que en ese ciclo ovárico la mujer produzca entre 1-2 folículos en los ovarios, por lo que se le proporcionan bajas dosis de medicación. En el caso de que sea una mujer de otro país, la mayoría de las clínicas rusas permiten que se empiece la estimulación en el país de origen y que sea pocos días antes de la inseminación cuando se acuda al centro ruso.

Gracias al control ecográfico de los ovarios, se observa la respuesta del ovario y el crecimiento de los folículos. Cuando los folículos presentan el tamaño adecuado, la mujer se aplica la inyección de hCG para desencadenar la ovulación. Aproximadamente a las 36 horas, debe acudir a la clínica para realizarse la inseminación.

Ese día se procesa la muestra de semen del donante. El primer paso es descongelarla y, posteriormente, procesarla. La muestra del donante está criopreservada, puesto que es necesario para guardar el periodo de cuarentena, garantizando así que no hay riesgo de ETS. La capacitación seminal consiste en seleccionar los espermatozoides con mejores características y son éstos los que se colocan en la cánula de inseminación.

La inseminación es un proceso muy sencillo y no es dolorosa, por lo que no requiere ningún tipo de anestesia. El ginecólogo coloca un espéculo vaginal a la mujer e introduce la cánula de inseminación con la muestra del donante capacitada. Lentamente, le deposita el contenido en el fondo uterino y se retiran la cánula y el espéculo.

La mujer debe permanecer en reposo unos 15 minutos y, posteriormente, ya puede hacer vida normal, teniendo en cuenta las indicaciones que le den en la clínica. Cuando pasen 14-17 días, se realizará la prueba de embarazo mediante la cuantificación de beta hCG.

Un comentario

  1. usuario
    MariaDolores3

    Cristina dices que no duele y por so se hace sin anestesia, pero no se… si se hace sin nada de anestesia ¿no resultará doloroso? aunque sea un poco… están metiendo una cánula y soltando los espermatozoides… Tengo la mia la próxima semana y me da un poco de miedo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar