Uno de los puntos más debatidos en el campo de la reproducción asistida es en qué día es mejor realizar la transferencia embrionaria. Lo más frecuente hasta ahora era hacerla en día 2 o 3 de desarrollo del embrión. No obstante, en los últimos años la tendencia es realizarla en estadio de blastocisto (día 5-6).

Ambas opciones presentan una serie de ventajas e inconvenientes que explicaremos en este artículo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Transferencia en día 3

La transferencia en el día 3 del desarrollo embrionario es la más común y se realiza en la mayoría de los laboratorios de fecundación in vitro (FIV). En este momento, los embriones de buena calidad tienen 6-8 células. Los pros y los contras de realizar la transferencia en este estadio son los siguientes:

Ventajas

La principal ventaja de transferir los embriones en día 3 respecto a hacerlo en estadio de blastocisto es que es más fácil conseguir que se desarrollen hasta este día.

Esto, a su vez, hace que haya más embriones disponibles el día de la transferencia y que las probabilidades de que se cancele sean más bajas.

En los casos en los que no se disponga de muchos embriones o éstos sean de mala calidad, será la opción más recomendable, ya que, si se espera hasta el estadio de blastocisto, el riesgo de no disponer de ningún embrión evolutivo el día de la transferencia es elevado.

Inconvenientes

El principal inconveniente de realizar la transferencia en este momento es que se dispone de menos información sobre el desarrollo embrionario para seleccionar el mejor.

Esto hace que sea más arriesgado transferir un único embrión y que, por tanto, se realicen más transferencias de dos e incluso tres.

Hay que tener en cuenta que transferir más de un embrión supone una mayor probabilidad de que se produzcan embarazos múltiples. Éstos tienen ciertos riesgos asociados, como una mayor probabilidad de aborto y de prematuridad. Por tanto, hay que evitarlos siempre que sea posible.

Transferencia en estadio de blastocisto

En los últimos años, gracias a los avances que ha habido en el cultivo embrionario, es posible alargarlo, sin comprometer la supervivencia, hasta el día 5-6 de desarrollo, que es cuando se alcanza el estadio de blastocisto. Realizar la transferencia en estos días ofrece una serie de ventajas respecto a hacerla en días anteriores.

Ventajas

Tener los embriones más días en cultivo proporciona más información sobre su desarrollo y su calidad. Por tanto, permite realizar una mejor selección embrionaria. Esto, a su vez, hace que los embriones que se transfieren tengan más probabilidades de implantar y que sea posible realizar más transferencias de un único embrión sin disminuir las tasas de éxito.

Otro factor que facilita que ocurra la implantación es que existe una mayor sincronización entre el endometrio y el embrión, ya que es en este estadio cuando empiezan a darse los cambios necesarios para que ésta suceda. De esta manera, se consigue imitar mejor lo que ocurre fisiológicamente, es decir, cuando la fecundación ocurre en el cuerpo materno.

Además, transferir blastocistos también permite realizar un diagnóstico genético preimplantacional (DGP) el tercer día del desarrollo embrionario (D+3), sin que sea necesario congelar.

La transferencia en día 5-6 puede ser especialmente útil en algunos casos, como en el de la ovodonación, ya que se suele disponer de un número elevado de embriones y de buena calidad. De esta manera, podemos realizar una mejor selección embrionaria y obtener buenas tasas de embarazo transfiriendo un único embrión.

Inconvenientes

A pesar de las ventajas que hemos comentado, esta transferencia también presenta algunos problemas. El principal de ellos es que es más complicado conseguir que los embriones lleguen a este estadio, ya que se necesitan unas condiciones óptimas en el laboratorio y que los embriones sean de buena calidad.

Esto hace que sea más probable que el día de la transferencia no haya embriones evolutivos disponibles y se tenga que cancelar. Por tanto, no estará indicada en pacientes que tengan pocos embriones o de mala calidad.

Además, a nivel de laboratorio, es más caro y supone más trabajo por tratamiento. Por todos estos motivos, es recomendable indicar las transferencias en estadio de blastocisto solamente a las pacientes que puedan beneficiarse de ellas.

¿Cómo se decide?

Tal y como hemos visto, ambas opciones ofrecen beneficios y limitaciones, por lo que decidir cuál es mejor en cada caso puede resultar difícil. Ahí reside la importancia de personalizar los tratamientos de FIV para realizar la mejor estrategia.

Por una parte, se tiene que tener en cuenta el número de embriones disponibles y la calidad de éstos, ya que solamente los mejores llegan al estadio de blastocisto.

Por otra parte, los resultados obtenidos en ciclos anteriores también deben tenerse en cuenta. Por ejemplo, si en otros tratamientos no ha llegado ningún embrión a blastocisto, será arriesgado optar por la transferencia en este estadio. De igual manera, si una paciente ha tenido varias transferencias de buenos embriones en día 3 de desarrollo y no ha obtenido embarazo, alargar el cultivo embrionario puede ser una buena opción.

Además, también es importante destacar que no todos los laboratorios obtienen buenos resultados con el cultivo largo, ya que no es fácil conseguir buenas tasas de supervivencia.

Por tanto, la elección del día de la transferencia deberá hacerse valorando todos estos factores y de una manera individualizada.

Preguntas de los usuarios

¿Por qué no se hace la transferencia en día 4?

La transferencia no suele realizarse en el día 4 de desarrollo porque el embrión se encuentra en estadio de mórula (masa compacta de células) y no es muy informativo, es decir, no permite seleccionar bien los mejores embriones.

A pesar de eso, en ocasiones sí que se hace en día 4, dependiendo de los protocolos de cada laboratorio. Por ejemplo, si se descongela un embrión en día 3, puede dejarse en cultivo hasta el día 4 para ver si evoluciona correctamente y transferirlo ese día.

¿Se realiza igual la transferencia de embriones en día 3 que en estadio de blastocisto?

Sí, el estadio embrionario no influye en el protocolo para realizar este procedimiento, ya que la diferencia de tamaño entre uno y otro es ínfima. En ambos casos, será necesario preparar el endometrio para que éste sea receptivo y permita la implantación y, por tanto, el embarazo.

Las recomendaciones a seguir para el día de la transferencia también son las mismas: se aconseja acudir a la clínica con la vejiga llena para mejorar la visibilidad uterina por parte del ginecólogo.

Lectura recomendada

Como hemos visto, elegir el día de la transferencia es una decisión importante que puede influir en el éxito del tratamiento. Otro aspecto relevante es el número de embriones que se transfieren, ya que hay que evitar los embarazos múltiples sin comprometer las probabilidades de conseguir el embarazo. Puedes encontrar más información sobre esta elección en este artículo: ¿Cuántos embriones es recomendable transferir?

También hay otros factores relacionados con la transferencia que pueden influir en que un embrión implante o no. En el siguiente enlace encontrarás información más detallada sobre este procedimiento: ¿Cómo se realiza la transferencia embrionaria?

2 comentarios

  1. usuario
    MartaL

    Me hice un tratamiento de FIV con una transferencia de dos embriones en día 3. De los 5 que sobraron, se vitrificaron 3 y 2 los dejaron en cultivo largo. Ninguno de los dos llego a blastocisto. ¿Eso quiere decir que mis embriones no pueden llegar a blasto? Estoy preocupada.

    Gracias.

  2. usuario
    Dulce

    Hola,

    Me gustaría saber si en todas las clínicas siguen los mismos criterios.

    Gracias

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies