La transferencia embrionaria y los síntomas más comunes en ovodonación

En un tratamiento con ovodonación, la transferencia embrionaria consiste en depositar los embriones procedentes de los óvulos de la donante en el interior de la cavidad uterina de la receptora. Es uno de los últimos pasos en el proceso de fecundación in vitro (FIV), únicamente seguida del test de embarazo.

Los síntomas posteriores a la transferencia son más suaves que en los tratamientos con óvulos propios en ciclos en fresco debido a que la cantidad de medicación hormonal administrada es menor. Sin embargo, algunas mujeres pueden experimentar algunas molestias postransferencia.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es la transferencia embrionaria?

La transferencia embrionaria consiste en la deposición de los embriones en la cavidad uterina de la futura madre. Se realiza tanto en una FIV convencional como en la ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides).

Es un proceso indoloro y, por tanto, no requiere anestesia. Su duración es de pocos minutos y puede realizarse en quirófano o en la consulta ginecológica. Lo más habitual es que se realice en una sala cercana al laboratorio a fin de minimizar los riesgos a la hora de transportar los embriones para hacer la transferencia.

Si vas a someterte a un tratamiento con ovodonación, te recomendamos que visites el siguiente enlace: Descuentos en clínicas de reproducción asistida. Podrás encontrar la clínica que mejor se adapta a tus necesidades y que te ofrece el mejor precio. Además, podrás realizar la primera visita de forma gratuita.

La transferencia embrionaria consta de dos fases:

Preparación del endometrio

Para aumentar la probabilidad de que el embrión o los embriones transferidos implanten, es necesario que el endometrio se encuentre receptivo. Para evaluarlo, se realiza una ecografía transvaginal y se analizan dos características endometriales:

  • Grosor de entre 7 y 10 mm aproximadamente
  • Aspecto trilaminar

Estas cualidades endometriales se consiguen mediante un tratamiento hormonal que recibe la futura madre por vía oral, vaginal o en parches. La medicación exacta que se da dependerá de las características de cada ciclo:

  • Donación de óvulos: la paciente recibe estrógenos y progesterona, independientemente de si la ovodonación es en fresco o con óvulos congelados.
  • FIV con óvulos propios en fresco: normalmente no es necesario administrar estrógenos, por lo que el tratamiento se basa solo en progesterona.
  • FIV con óvulos propios congelados: puesto que la punción se ha hecho en otro ciclo, lo más recomendable es dar tanto estrógenos como progesterona para lograr la receptividad uterina necesaria para la implantación.
  • Adopción de embriones: se utilizan estrógenos y progesterona.

Generalmente, la administración de estrógenos se inicia con la bajada de la menstruación de la receptora y, la de progesterona, con la punción a la donante. En el caso de que sea un ciclo con óvulos o embriones congelados (vitrificados), se iniciará el tratamiento con progesterona cuando el endometrio esté preparado y la desvitrificación se coordinará con la medicación.

En el caso de las pacientes que tienen función ovárica y reciben una transferencia de embriones congelados u ovodonación, también pueden administrarse fármacos para evitar que las hormonas de su ciclo menstrual no interfieran negativamente en la receptividad endometrial. Para ello, se utilizarán anticonceptivos orales o agonistas de la GnRH.

Si deseas más información sobre la medicación que recibe la receptora de ovodonación para la transferencia, te recomendamos que leas el siguiente artículo: Preparar el endometrio para la transferencia de embriones.

Debemos tener en cuenta que éstos son protocolos generales y, por tanto, pueden cambiar en función de las características personales de cada situación. Por ejemplo, aunque es poco común, en algunos casos se realiza la transferencia de embriones congelados en ciclo natural, es decir, aprovechando las hormonas liberadas naturalmente en el ciclo menstrual.

Transferencia de los embriones

Este procedimiento se realiza mediante un catéter muy fino. Una vez el embriólogo ha seleccionado el embrión o los embriones de mejor calidad, éstos son depositados en la cavidad uterina a través del canal cervical. Es importante no alterar las paredes uterinas, por lo que se debe tener especial cuidado durante la introducción y la retirada del catéter.

Después de la transferencia, es recomendable que la mujer esté en reposo durante un tiempo de entre 10 y 20 minutos. Transcurrido este periodo, podrá regresar a casa y realizar vida normal.

La prueba de embarazo se realiza aproximadamente dos semanas después de la transferencia y consiste en analizar los niveles en sangre de la hormona del embarazo: la beta-hCG. En caso de obtener un resultado negativo, la medicación para la preparación endometrial será retirada.

Puedes encontrar más información sobre la prueba de embarazo aquí: ¿Qué valores de beta-hCG son normales en el embarazo?

Sin embargo, si el resultado del test es positivo, el tratamiento con progesterona deberá mantenerse y se programará la primera ecografía de control de la gestación, aproximadamente en la 5ª o 6ª semana de embarazo. En ésta se confirmará la existencia de saco gestacional y se podrá saber también si se trata de una gestación única o múltiple.

Recomendaciones en ovodonación

La transferencia es un procedimiento sencillo, rápido e indoloro que no requiere reposo ni cuidados especiales. Sin embargo, como veremos a continuación, implica algunas decisiones relevantes.

Por una parte, puede hacerse en un ciclo en fresco o con óvulos o embriones congelados y éstos últimos pueden estar en el día 3 de desarrollo o en estadio de blastocisto (día 5 o 6 de desarrollo). Otro punto importante a determinar es el número de embriones que se transfieren, ya que se busca evitar que haya embarazo múltiple sin comprometer las probabilidades de éxito.

Tras la transferencia, solo hay que esperar hasta que el embrión sea capaz de llevar a cabo la implantación en el endometrio uterino y dé lugar al deseado embarazo. Por tanto, en este momento, el éxito del tratamiento de reproducción asistida dependerá únicamente del desarrollo del embrión, su capacidad para implantar y la receptividad endometrial.

¿Cuántos embriones transferir?

Como hemos comentado, un punto muy relevante en estos tratamientos es determinar el número de embriones a transferir en cada caso. En España, la legislación permite la transferencia de un máximo de 3 embriones, aunque los expertos recomiendan generalmente la transferencia única. De este modo, se reduce la probabilidad de embarazo múltiple, el cual implica mayor riesgo.

Determinar el número de embriones que debe transferirse no es fácil y depende de varios factores. Entre ellos, destacamos:

  • Edad de la futura madre
  • Calidad de los embriones
  • Características del útero materno
  • Causa de esterilidad
  • Eficacia de los métodos de criopreservación embrionaria

Se analizarán estos factores y se establecerá el número de embriones que deben transferirse, buscando alcanzar el éxito del tratamiento reproductivo sin aumentar la probabilidad de embarazo múltiple, lo cual puede suponer un riesgo tanto fetal como materno.

En el caso de la ovodonación, se trata de embriones procedentes de óvulos de mujeres jóvenes y sanas, cosa que hace que tengan altas probabilidades de implantación. Por tanto, es recomendable transferir un único embrión en el primer ciclo de ovodonación para evitar un embarazo múltiple.

Además, generalmente, las tasas de implantación por embrión son mejores en las transferencias de un único embrión que en las de dos. Esto hace que la tasa de embarazo sea superior sumando la de dos transferencias de un único embrión que en una de dos embriones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, se realizan transferencias de dos embriones porque son de peor calidad, por lo que puede afectar a las estadísticas.

En los ciclos posteriores, puede valorarse si en ese caso en particular es necesario transferir dos. Sin embargo, se deberá tener en cuenta que, si la receptora es de edad avanzada, los riesgos asociados a una gestación múltiple son mayores. Únicamente en casos excepcionales se planteará la transferencia de tres embriones en ovodonación. La decisión debe tomarse siempre de manera personalizada.

Para saber más sobre las ventajas e inconvenientes de transferir un número de embriones u otro, puedes visitar: ¿Cuántos embriones hay que transferir?

¿Cuándo hacer la transferencia?

Los embriones pueden ser transferidos en cualquier día de su desarrollo, desde el día 1, cuando se comprueba que ha habido fecundación, hasta el día 6 o 7. No obstante, generalmente la transferencia se hace en día 3 o en día 5-6, ya que son los momentos en que más fácilmente se puede analizar su calidad.

La elección de uno u otro día variará no solo en función de las preferencias o formas de trabajar de cada clínica de reproducción asistida, sino también de las características de cada caso. Por ejemplo, de cómo hayan evolucionado en ciclos anteriores o de la necesidad de realizar técnicas alternativas, como el diagnóstico genético preimplantacional (DGP) o la congelación de los embriones.

Los estudios relacionados con el mejor día para transferir son contradictorios, pues hay quienes defienden la transferencia en día 3 (estadio de células) y quienes prefieren hacerla en estadio de blastocisto (día 5-6).

El momento en que el embrión pasa de estadio de células a blastocisto es un cambio delicado que puede comprometer su viabilidad y, por tanto, suponer la cancelación de la transferencia. Ésta es una de las razones por las que en algunos casos es preferible realizar la transferencia en día 3, como en el de pacientes con pocos embriones o de mala calidad.

Por otra parte, la transferencia en estadio de blastocisto permite seleccionar el embrión de mayor calidad con mejor criterio. Al elegir mejor el embrión, aumentamos la tasa de éxito de la transferencia única y reducimos la necesidad de hacer transferencias dobles. Por último, la transferencia embrionaria en día 5 permite imitar de forma más fisiológica lo ocurrido naturalmente, consiguiendo una mayor sincronización entre el estadio embrionario y la receptividad endometrial.

Por tanto, dependiendo de cada situación, se conseguirán mejores resultados realizando la transferencia en un día o en otro. En el caso de la ovodonación, dado que se trata de embriones de buena calidad que probablemente lleguen a blastocisto, la primera opción debería ser realizar una transferencia de un único embrión en estadio de blastocisto.

Si quieres profundizar en este tema, encontrarás más información en este enlace: ¿Cuándo es mejor transferir los embriones?

Síntomas postransferencia en ovodonación

Como hemos comentado, la transferencia de embriones es un proceso sencillo y, por tanto, no presenta síntomas graves. Tras depositar los embriones en el útero y un reposo de pocos minutos, la mujer puede volver a realizar vida normal.

En el caso de los ciclos con óvulos propios en fresco, puede haber síntomas más severos después de la transferencia debido a que las dosis de medicación hormonal necesarias para la estimulación ovárica son mayores.

Sin embargo, en las transferencias de ciclos de ovodonación o de embriones congelados, únicamente se administra un tratamiento para la preparación endometrial que no tiene tantos efectos secundarios.

No es común que la receptora tenga dolores fuertes, aunque puede ocurrir que sienta una ligera molestia o incluso un suave sangrado como consecuencia de la manipulación uterina.

La medicación también puede causar otros síntomas, como:

  • Flujo vaginal abundante
  • Cambios en los senos
  • Sensación de hinchazón y pesadez
  • Fatiga
  • Orinar frecuentemente

En el caso de que las molestias fueran más severas o el sangrado fuera abundante, lo más recomendable sería consultarlo con tu especialista.

Preguntas frecuentes

Si no tengo síntomas después de la transferencia, ¿me tengo que preocupar?

No. Muchas mujeres han conseguido el embarazo sin presentar síntomas postransferencia. La mayoría de los que se presentan son causados por la medicación. Por tanto, no son indicativos de que haya habido implantación.

¿La transferencia de tres embriones aumenta la probabilidad de éxito de la FIV?

A mayor número de embriones transferidos, mayor será la probabilidad de que al menos uno de ellos implante y por tanto se consiga el objetivo del tratamiento de FIV: el embarazo. Sin embargo, al transferir un mayor número de embriones, aumenta considerablemente la probabilidad de embarazo múltiple, el cual es más arriesgado que el embarazo único.

Por tanto, salvo casos excepcionales, la recomendación de los especialistas es la transferencia de un embrión. Por ello, los estudios en este campo van enfocados a mejorar la selección del embrión de mayor calidad. De este modo, se logrará la implantación sin necesidad de transferir más de un embrión.

¿Cuándo se sabe si la transferencia de embriones ha sido positiva?

Generalmente, se recomienda esperar unos 14 días desde el momento de la transferencia para hacer la prueba de embarazo. Ésta nos indicará si la transferencia ha sido exitosa, es decir, si se ha producido el embarazo.

Si se realiza antes, es probable que haya un falso negativo, ya que aunque haya habido implantación, la cantidad de beta-hCG puede no ser detectable por el test todavía.

¿Qué consejos se suelen dar para la transferencia de embriones?

El día de la transferencia es importante estar tranquila para que el médico pueda realizar el proceso de la mejor forma posible. Además, se recomienda tener la vejiga llena, pues de esa forma el especialista verá mejor el útero en la ecografía y depositará el embrión en el lugar adecuado y sin dañar las paredes uterinas.

Al contrario de lo que ocurre en la punción ovárica, no es necesario ir en ayunas.

Lectura recomendada

La transferencia embrionaria es un momento clave para los tratamientos de ovodonación, pero existen otros factores que pueden afectar a su éxito. En este artículo os explicamos detalladamente las fases de este proceso: El tratamiento de FIV con ovodonación paso a paso.

Por otra parte, en el caso de que se consiga el tan deseado embarazo, la receptora también experimentará una serie de síntomas. Os los contamos aquí: Síntomas más comunes del embarazo por donación de óvulos.

Un comentario

  1. usuario
    Judith French

    En España el límite es 3 y me parece razonable pero en Estados Unidos por ejemplo no hay límite y eso es una barbaridad ética. Hay una mujer que tuvo octillizos… no sé quien fue el médico pero me parece que no debería seguir ejerciendo. El embarazo de más de uno o como mucho dos es arriesgado. Esa mujer podría haber muerto!

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar