Teratozoospermia: qué es, tipos y tratamiento

La teratozoospermia o teratospermia se define como un aumento del porcentaje de espermatozoides con forma anormal en el semen. Esta alteración seminal puede causar dificultades para lograr un embarazo natural, ya que la mayoría de los espermatozoides anormales no son capaces de llegar hasta el óvulo y fecundarlo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Cuál puede ser la causa?

No hay una causa específica de teratospermia, pero hay múltiples factores que pueden disminuir la calidad de los espermatozoides:

  • Diabetes mellitus
  • Varicocele
  • Traumatismos
  • Episodios febriles
  • Problemas testiculares
  • Vasectomía
  • Mala alimentación
  • Tabaquismo
  • Consumo excesivo de alcohol, marihuana y otras drogas
  • Quimioterapia y radioterapia
  • Edad superior a los 45 años
  • Hábitos que aumenten la temperatura testicular, como saunas o la ropa ajustada

Algunos de ellos pueden ser la causa de una alteración seminal puntual, como los episodios febriles, mientras que otros, como la quimioterapia o la radioterapia, causan un daño permanente en el testículo e impiden la correcta producción de espermatozoides.

Diagnóstico

En caso de que la pareja no consiga el embarazo tras un año intentándolo, es recomendable consultar con un médico especialista en fertilidad para hacer pruebas tanto al hombre como a la mujer. El seminograma, el principal estudio de fertilidad masculina, permite detectar la teratozoospermia y otra serie de patologías seminales. En este enlace puedes encontrar los distintos tipos de alteraciones seminales existentes: Alteraciones de la calidad seminal.

Para ver la forma del espermatozoide se toma una pequeña cantidad de muestra de semen, la cual se tiñe con un colorante para poder observar los espermatozoides con claridad y anotar las alteraciones. Habitualmente se emplea la tinción de Papanicolau.

A la hora de valorar los espermatozoides se tienen en cuenta las siguientes características:

  • Cabeza: debe ser ovalada y su contorno regular. El acrosoma (depósito situado en el extremo que contiene enzimas que permiten la entrada al óvulo) debe abarcar un 40-70% del volumen de la cabeza.
  • Cuello o pieza intermedia: zona que conecta la cabeza con la cola. El especialista valorará la longitud y el grosor.
  • Cola o flagelo: es la estructura que utiliza el espermatozoide para desplazarse. Solamente debe haber una, que debe tener la longitud y la forma adecuadas.

Un espermatozoide anormal puede tener una sola alteración o múltiples. Entre las más frecuentes encontramos: no tener cabeza (cabeza de alfiler), tener dos cabezas, cabeza pequeña o grande, no tener cola, doble cola, cola doblada, cuello irregular o con una protuberancia y el cuello grueso.

Es importante tener en cuenta que todos los hombres producen espermatozoides anormales. De hecho, a pesar de que la muestra analizada se considere normal, lo más probable es que la mayor parte de espermatozoides tengan algún defecto en su forma.

En algunos centros se determina el índice de teratozospermia (IT), que se calcula con la siguiente fórmula: IT = (c+p+q)/x

    c = malformaciones en la cabeza.
    p = malformaciones en la pieza intermedia o cuello.
    q = malformaciones en la cola.
    x = número de espermatozoides anormales.

Este índice puede tener valores entre 1 y 3, de forma que a mayor número de alteraciones mayor será su valor.

Tipos según la severidad

Según el criterio de Krugger, se considera teratozoospermia con menos del 14% de espermatozoides anormales y se diferencian distintos grados en función de la severidad:

  • Leve: entre el 14% y el 10%.
  • Moderada: entre 9% y el 5%.
  • Grave o severa: menos del 5%.

En cambio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no establece una clasificación según su severidad. Según los parámetros establecidos en 2010, considera que existe teratozoospermia cuando hay menos de un 4% de espermatozoides normales, es decir, más de un 96% de espermatozoides con forma anormal.

Dependiendo del centro de reproducción asistida al que se acuda, se empleará un criterio u otro, aunque en general en España se utiliza el criterio de la OMS.

¿Hay tratamiento o no tiene solución?

El objetivo del tratamiento será conseguir un embarazo, ya sea aumentando la fertilidad del hombre o aplicando alguna técnica reproductiva. Para decidir qué línea de tratamiento seguir habrá que tener en cuenta la causa (si se conoce) y la gravedad de la alteración.

En los casos de teratozoospermia leve es posible una cura natural siguiendo una dieta sana y equilibrada, reduciendo el consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias que puedan resultar tóxicas. El hombre no necesita medicación, pero el especialista puede indicar algún suplemento alimenticio que contenga vitaminas y antioxidantes para ayudar a mejorar la calidad del esperma. Si se consigue una mejoría, se podría conseguir un embarazo natural siempre y cuando la mujer no tenga problemas de fertilidad.

En casos moderados o graves, se puede intentar mejorar la calidad de los espermatozoides de la misma forma, pero lograr unos valores normales puede ser complicado. Por ello, para conseguir descendencia muchas parejas recurren a la reproducción asistida. En casos leves o moderados, si la teratozoospermia no se acompaña de otras alteraciones como la oligospermia o la astenozoospermia, se podría intentar un embarazo por inseminación artificial siempre y cuando los problemas de fertilidad femenina sean leves o inexistentes y la mujer tenga menos de 35 años.

Si el hombre presenta un grado de teratozoospermia más grave o ésta se acompaña de otras alteraciones seminales, la técnica reproductiva que ofrece mayores tasas de éxito es la ICSI, una técnica de fecundación in vitro (FIV) que permite seleccionar un espermatozoide normal para fecundar el óvulo en el laboratorio. Esta técnica se recomienda también cuando la mujer tiene más de 35 años o tiene problemas de fertilidad más graves.

Por otro lado, los hombres con teratozoospermia severa pueden también optar por la IMSI, una técnica derivada de la ICSI que permite hacer una selección de los espermatozoides con un microscopio 15 veces más potente. Gracias a esta tecnología se puede observar la morfología interna de los espermatozoides y descartar aquellos con alteraciones.

Si no se consigue un embarazo con los espermatozoides del hombre, se puede optar por un tratamiento reproductivo con semen de donante.

Para mas información te recomendamos esta página web especializada: Teratozoospermia.com

Preguntas de los usuarios

¿La teratozoospermia puede causar un aborto espontáneo?

Algunas de las anormalidades en los espermatozoides no permiten que éstos lleguen al óvulo o que lo fecunden, pero otras alteraciones sí. En caso de que un espermatozoide anormal fecundara el óvulo podría ocurrir que se produjera un aborto si su ADN estuviera dañado.

¿Puede aparecer con otras alteraciones del semen como la astenozosopermia o la hipospermia?

Sí, es muy común que exista una combinación de la teratozoospermia con otras alteraciones como la oligospermia (oligoteratozoospermia), la astenozoospermia (astenoteratozoospermia) o ambas (oligoastenoteratozoospermia).

La hipospermia, que implica que el volumen del semen es menor a 1,5 ml, no significa necesariamente que haya un problema de fertilidad ni que haya alteraciones en los espermatozoides. Aún así, puede aparecer con teratozoospermia u otras anomalías.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies