A las donantes de óvulos se les da la misma medicación que a las pacientes que van a realizarse la estimulación para un tratamiento de fecundación in vitro. La diferencia es que a las donantes se les da una dosis menor porque son más susceptibles de desarrollar el síndrome de hiperestimulación ovárica.

Los síntomas más comunes son pequeñas molestias abdominales similares a las de la menstruación, cambios de humor o hematomas en el área en que se administra la medicación.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies