La histerosalpingografía: preparación, procedimiento y precio

La histerosalpingografía (HSG), prueba de Cotte o uterosalpingografía es un método diagnóstico habitual en el estudio de fertilidad femenino. Se emplea para valorar el interior del útero y la funcionalidad y estructura de las trompas de Falopio. Para ello, se utilizan la tecnología de rayos X y un medio de contraste.

Se trata de una prueba fundamental, ya que las trompas deben permitir el paso de los espermatozoides para que pueda tener lugar la fecundación natural. Por otro lado, es necesario que la estructura de las trompas y el útero sea adecuada para que pueda producirse el embarazo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué detecta esta prueba?

Como ya hemos dicho, la histerosalpingografía permite observar la estructura del útero y las trompas, así como la funcionalidad de éstas últimas. Por lo tanto, con esta prueba se pueden detectar alteraciones en las trompas y útero:

  • Alteraciones tubáricas como hidrosalpinx o salpingitis, que pueden hacer que las trompas estén obstruidas o inflamadas.
  • Alteraciones uterinas estructurales como útero en T, didelfo, bicorne, unicorne o útero cerrado.
  • Formaciones uterinas anormales como miomas, endometriosis o adherencias.

Para detectar ciertas patologías puede no ser suficiente con una histerosalpingografía, por lo que habría que utilizar otras técnicas diagnósticas como la histeroscopia.

Cuándo hacer la HSG

En el estudio de fertilidad, antes de la histerosalpingografía se realiza un análisis hormonal y una ecografía transvaginal. Si los resultados de estas pruebas son normales o si hay alguna pequeña alteración, se procede a realizar una histerosalpingografía para valorar si sería posible intentar el embarazo natural con control del ciclo (coito dirigido) o la inseminación artificial.

En caso de que las pruebas previas indiquen una baja reserva ovárica, la la mejor opción sería la fecundación in vitro, por lo que no sería necesario hacer una histerosalpingografía.

Dicha prueba está contraindicada en algunos casos particulares por riesgo de complicaciones, como cuando se presenta metrorragia (sangrado entre reglas), inflamación o enfermedad inflamatoria pélvica.

Tampoco está indicada si se ha ingerido recientemente un contraste para un estudio radiológico del aparato digestivo, ya que podría dificultar la visualización del aparato reproductor femenino.

En caso de que la mujer tenga una infección genital, haría falta un tratamiento con antibióticos antes y después de la prueba.

Es muy importante informar al médico de cualquier medicamento que esté tomando, de enfermedades que tenga y de alergias, especialmente a los medios de contraste ionizados. El especialista necesitará esta información para poder determinar que se puede hacer la prueba.

¿HSG, laparoscopia o histeroscopia?

La laparoscopia es una intervención quirúrgica por la que se puede visualizar la cavidad uterina al introducir un sistema óptico. Presenta la ventaja de permitir diagnosticar y solucionar todo problema que se detecte en el transcurso de la misma.

En la histeroscopia también se utiliza un sistema óptico para visualizar el interior del útero y poder diagnosticar y tratar patologías, pero no requiere cirugía, ya que la cámara se introduce a través del cuello uterino.

Mediante la histerosalpingografía no es posible diagnosticar y eliminar estructuras anormales como pólipos o miomas, que sí son detectables y tratables mediante laparoscopia o histeroscopia.

Sin embargo, con estas dos técnicas no es posible hacer una valoración de las trompas de Falopio, ya que éstas son muy estrechas y no permiten la entrada de la cámara.

Por lo tanto, el médico especialista deberá valorar la situación concreta de la mujer para determinar qué prueba es más conveniente. Siempre es posible hacer una histerosalpingografía y en caso necesario hacer una laparoscopia o una histeroscopia posteriormente.

Cómo se hace una HSG

La prueba debe realizarse entre el día 8 y 10 del ciclo, tras finalizar el sangrado de menstruación y antes de la ovulación. Es una forma de asegurar que la mujer no está embarazada en el momento del estudio, ya que la radiación sería perjudicial para el embrión o feto. Si la mujer tiene dudas sobre la posibilidad de embarazo debe informar de ello antes de la prueba.

La mujer deberá acudir a un centro radiológico, un hospital o ambulatorio que disponga del instrumental necesario para dicha prueba: una máquina de rayos X. Se podrá solicitar a la paciente que lleve ella el medio de contraste a utilizar, en cuyo caso se le indicaría el producto que debe comprar.

Preparación previa

La noche anterior o unas horas antes de la prueba, la mujer deberá ingerir un laxante o colocarse un enema para vaciar sus intestinos. Esto permite que no haya interferencias y el útero y las trompas se puedan ver con claridad. Algunos médicos pueden recetar también antibióticos para su uso antes o después de la prueba.

No se va a utilizar anestesia, por lo que no es necesario acudir en ayunas para la prueba. Sin embargo, se recomienda no haber ingerido ningún alimento al menos 3 horas antes de la HSG.

Puede tomarse un analgésico oral para reducir las molestias que puedan aparecer durante la prueba.

Procedimiento de la técnica

Para poder realizar la histerosalpingografía, la mujer se coloca en una camilla en posición ginecológica, colocando los pies en unos estribos. Una vez situada, se colocará un espéculo en la vagina para poder lavar la zona del cuello del útero con una solución salina.

Una vez hecha dicha limpieza, se introduce un catéter hasta el cérvix para poder inyectar un contraste radiopaco líquido. Este contraste circulará por el cuello del útero, el útero y las trompas. Al mismo tiempo, la máquina de rayos X, que deberá estar colocada por encima del abdomen de la paciente, va haciendo varias tomas de imágenes.

Durante la introducción del contraste, la mujer puede experimentar un leve dolor abdominal (por irritación del peritoneo) o calambres, aunque hay mujeres a las que les resulta muy dolorosa. Generalmente el dolor o molestia desaparecerá al terminar la prueba, una vez se deje de introducir contraste.

En general, la prueba dura unos 20-30 minutos, aunque ante algunas alteraciones podría requerirse tomar una imagen retrasada, tras descansar 30 minutos.

Cuidados posteriores

Es perfectamente normal que la mujer presente un ligero sangrado vaginal o un flujo marrón durante unos días tras el examen. En caso de que aparezcan dolor abdominal posterior, cólicos u otras molestias posteriores, el médico puede recetar Buscapina u otro medicamento.

No se necesita reposo, pero no se deben realizar actividades que requieran esfuerzo durante las siguientes 24 horas.

Es importante tener en cuenta que las instrucciones pueden variar ligeramente según las consideraciones del centro específico y las necesidades de la paciente, por lo que deberá seguir siempre las indicaciones de su médico.

Resultados

Los resultados de la histerosalpingografía deben ser interpretados por un médico para poder valorar si son normales o anormales y qué tipo de patología se presenta en este último caso.

  • Resultado normal o prueba de Cotte positiva: se observa que el contraste llena la cavidad uterina, la cual no presenta patologías, y ambas trompas de Falopio (se pueden ver como unas delgadas líneas) para terminar difuminándose en la cavidad abdominal. Indica que las trompas son permeables.
  • Resultado anormal o prueba de Cotte negativa: puede ocurrir por distintos motivos. Es posible que el contraste no pase hasta la cavidad abdominal y por tanto haya una obstrucción tubárica, que haya alguna alteración en la forma de las trompas de falopio, que no se vean las trompas o que haya alguna alteración en el útero.

En caso de que la histerosalpingografía detecte alguna alteración, puede ser necesaria alguna prueba adicional para un diagnóstico certero. Una vez diagnosticada la patología se podrá ofrecer a la paciente o pareja un tratamiento de fertilidad adecuado a su situación particular.

Precio

Esta prueba tiene un coste medio aproximado de entre 100 y 150?. Dependiendo del centro médico en el que se haga, podría suponer un gasto mayor o menor.

En caso de poder acceder a la reproducción asistida por la sanidad pública española, también se pueden hacer las pruebas de fertilidad femenina por la seguridad social. Por lo tanto, la histerosalpingografía será gratuita, al igual que el resto de pruebas y el tratamiento posterior.

Embarazo después de la histerosalpingografía

Cuando la mujer presenta una ligera obstrucción tubárica, la histerosalpingografía puede ayudar a destapar las trompas de Falopio gracias al paso del contraste líquido. Por ello, hay mujeres que después de la HSG consiguen el embarazo fácilmente, ya sea el mismo mes o al poco tiempo.

Si el resultado de la histerosalpingografía es normal o si existe algún problema en solo una de las trompas, sería posible el embarazo natural o por inseminación artificial, ya que la fecundación podría ocurrir en la trompa de Falopio no afectada.

Sin embargo, si ambas trompas están obstruidas o tienen alteraciones en su morfología no podría tener lugar la fecundación en las trompas, por lo que sería necesaria una fecundación in vitro para lograr el embarazo.

Habría que valorar los resultados del resto de pruebas del estudio de fertilidad tanto masculino como femenino para tomar la decisión con toda la información.

Preguntas de los usuarios

¿Dónde se realiza? ¿Se hace en un laboratorio?

No se hace en un laboratorio, se puede hacer en un ambulatorio u hospital, así como en un centro radiológico.

Si tengo el útero en retroversión, ¿puede ser más complicado hacerla?

No, la cánula se introduce en el cérvix uterino, no en el útero, por lo que no habrá problema en este aspecto. Será el propio contraste el que vaya llenando la cavidad uterina y las trompas. La orientación del útero no afecta a la toma de imágenes, así que no habrá problema alguno.

¿Qué se puede tomar antes de una histerosalpingografía para el dolor?

Lo habitual es tomar algún analgésico y en algunos casos el médico puede recetar buscapina. Generalmente no duele, la mujer suele notar una ligera molestia. Sin embargo, en ocasiones el contraste puede causar irritación en la cavidad abdominal, lo cual podría ser más molesto.

Mi histerosalpingografía ha dado un resultado normal, ¿y ahora qué?

Si el resultado es normal significa que las trompas y el útero no tienen ninguna alteración. Por lo tanto, habría que valorar el problema de fertilidad global de la pareja para ver si es posible intentar un embarazo natural con relaciones programadas o hacer una inseminación artificial.

2 comentarios

  1. usuario
    milunita

    Mi experiencia con esta prueba ha sido muy dolorosa. Se que a otras mujeres no les pasa pero me la tuvieron que cancelar y no me la he podido hacer. ¿Sabéis de alguna técnica similar que se pueda hacer en casos como el mío? Gracias de antemano.

  2. usuario
    Naychus

    Mi experiencia no fue nada mala, el Dr me dijo mientras la hacia que mis trompas estaban tapadas y que debía hacer fuerza para liberarlas, el único momento que dolió fue ese, estuvo muy atento a como me sentía, por lo que me sentí muy cómoda.
    Ahora que están liberadas y permeables, debo hacer algo??? me refiero a alguna medicación??.
    Gracias

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies