Esterilidad masculina: principales causas y tratamiento

La esterilidad o infertilidad masculina se define como la incapacidad de tener un hijo de forma natural tras un año de relaciones sexuales debido a problemas en el hombre. Aunque existen diferentes tratamientos efectivos, en algunos casos no es posible recuperar la fertilidad del hombre y por ello es necesario recurrir a la reproducción asistida para que éste pueda ser padre.

Es importante dejar claro que, aunque esterilidad e infertilidad se utilizan como sinónimos, realmente existe una pequeña diferencia: los espermatozoides de un hombre estéril no son capaces de fecundar el óvulo, mientras que en el caso de la infertilidad, la fecundación se produce pero el embrión generado no implanta en el útero o se produce un aborto.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Causas

Son varias las razones que llevan a un hombre a la infertilidad/esterilidad. Las podemos clasificar en tres grandes grupos dependiendo del factor que se encuentre alterado.

Causas pretesticulares

Hacen referencia a alteraciones del sistema endocrino que impiden la correcta formación de los espermatozoides. Se trata de irregularidades en las hormonas encargadas de regular la espermatogénesis como son la FSH (foliculoestimulante), la LH (luteinizante), la prolactina, la testosterona, los estrógenos, etc.

Estas alteraciones pueden surgir como consecuencia de determinadas enfermedades, anomalías genéticas, alteraciones inmunológicas, estrés, traumatismos, infecciones, cirugías o tratamientos médicos.

En algunos casos, solucionar la causa de la alteración hormonal puede hacer que la infertilidad sea reversible, es decir, que la espermatogénesis (producción de espermatozoides) permita de nuevo la eyaculación de un semen de calidad normal.

Causas testiculares

En esta categoría encontramos situaciones en las que la infertilidad se debe a problemas en el testículo. Debido a esto, el testículo no es capaz de producir espermatozoides o produce un semen de de baja calidad.

Algunos motivos incluidos en esta categoría podrían ser los siguientes:

  • Varicocele: inflamación de la venas testiculares.
  • Hidrocele: aumento del líquido que encontramos en la bolsa escrotal.
  • Orquitis: inflamación del testículo como consecuencia de alguna infección bacteriana o vírica, por ejemplo las paperas.
  • Criptorquidia: los testículos no descienden al escroto y quedan en el cala inguinal.
  • Patologías genéticas como algunos casos de fibrosis quística, mutaciones en genes relacionados con el desarrollo testicular, etc.
  • Tratamientos médicos (ciertas cirugías, medicamentos fuertes, quimioterapia, radioterapia…)
  • Infecciones del aparato genital masculino
  • Enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario

Los hábitos de vida poco saludables como la mala alimentación, el consumo de sustancias nocivas (alcohol, drogas), la obesidad o el ejercicio físico en exceso pueden también alterar la producción testicular de los espermatozoides.

Causas postesticulares

Se refiere a las alteraciones que bloquean la salida de los espermatozoides al exterior. En este caso, ni el control hormonal ni la producción de espermatozoides presentan problemas pero existe algún impedimento para que los espermatozoides puedan salir al exterior en el eyaculado y dar lugar al embarazo natural. Lo más común es:

  • Obstrucción de conductos deferentes o epidídimo, ya sea congénita o adquirida
  • Problemas de eyaculación como la eyaculación retrógrada o la disfunción eréctil
  • Hipospadias (defectos de la uretra)

Estas alteraciones pueden estar causadas por anomalías genéticas, factores inmunológicos, infecciones, traumatismos…

La vasectomía es también un motivo postesticular de infertilidad “provocada”, ya que se trata de la operación de esterilización masculina voluntaria. Consiste en cortar los conductos deferentes para impedir el paso de los espermatozoides.

Patologías seminales

Una de las principales razones por la que un hombre recurre a una clínica de reproducción asistida para poder tener hijos es la mala calidad de su esperma. Las principales patologías o alteraciones de la calidad seminal son:

  • Aspermia: ausencia de semen
  • Hipospermia: baja cantidad de semen.
  • Azoospermia: ausencia de espermatozoides en el eyaculado.
  • Oligospermia u oligozoospermia: baja concentración de espermatozoides en el eyaculado.
  • Criptospermia o criptozoospermia: muy baja concentración espermática.
  • Astenospermia o astenozoospermia: mala movilidad de los espermatozoides del eyaculado.
  • Teratospermia o teratozoospermioa: elevado porcentaje de espermatozoides con morfología anómala.
  • Necrospermia o necrozoospermia: elevado número de espermatozoides muertos.

Éstos son los problemas de fertilidad masculina más habituales, aunque existen otras que también pueden dificultar la concepción como la fragmentación del ADN espermático.

Si la muestra seminal no presenta ninguna patología, hablamos de normozoospermia.

Si quieres leer más información sobre estas alteraciones, te recomiendo consultar este enlace: Alteraciones del semen.

Diagnóstico de la infertilidad

Para diagnosticar la infertilidad en el hombre, se pueden realizar varias pruebas, aunque la más importante, al menos inicialmente, es el seminograma.

El seminograma, también conocido como espermiograma o espermograma, es un análisis del semen. Consiste en estudiar diferentes parámetros de la muestra de esperma para determinar si existe alguna patología de las que hemos hablado antes.

Los principales parámetros estudiados son la concentración de espermatozoides en el eyaculado, su movilidad y morfología, el pH y volumen del semen, etc. Se indicará alteración cuando el valor obtenido en el estudio no se corresponda con los valores de referencia de normalidad establecidos por la OMS.

Puedes obtener más información al respecto en este enlace: Seminograma.

Otras pruebas que suelen hacerse cuando se estudia la fertilidad de un hombre son:

  • Análisis de hormonas en sangre
  • Exploración física
  • Estudio del cariotipo
  • Cultivo del semen

En caso de querer hacer un diagnóstico más detallado o de no encontrar la causa exacta de la infertilidad, se pueden hacer pruebas específicas como la biopsia testicular.

Si quieres más información sobre las pruebas que se hacen para diagnosticar la infertilidad masculina, puedes leer este artículo: Pruebas de fertilidad en el hombre.

Tratamiento

En función de la gravedad y el tipo de problema que esté afectando a la fertilidad masculina, se aplicará un tratamiento u otro. Existen básicamente tres tipos de tratamiento: natural, farmacológico y quirúrgico.

En cualquier caso, debemos tener en cuenta que estos tratamientos no siempre permiten recuperar la fertilidad o mejorar la calidad seminal. En ese caso, se deberá recurrir a la reproducción asistida para poder lograr el embarazo.

Tratamiento natural

Entre las opciones naturales para mejorar la fertilidad del varón, destacamos el consumo de complejos vitamínicos y antioxidantes, que pueden mejorar la calidad del semen.

Por otra parte, si la infertilidad está causada por un episodio de estrés o ansiedad que afecta al control hormonal, la relajación, la acupuntura y la homeopatía pueden ser de ayuda, aunque únicamente en casos de infertilidad leve.

También existen algunos remedios caseros para tratar la infertilidad masculina como puede ser la maca andina. Es un tubérculo de origen peruano que se ha utilizado popularmente por sus propiedades para mejorar la calidad seminal y con ello la fertilidad del hombre.

Tratamiento farmacológico

En algunos casos, la administración de ciertos medicamentos puede solucionar el problema y lograr que el hombre vuelva a ser fértil.

Un ejemplo de ello es el tratamiento hormonal, que puede ayudar a suplir la carencia de ciertas hormonas o a regular los niveles hormonales en el hombre y con ello lograr que la espermatogénesis vuelva a producirse de forma normal.

Tratamiento quirúrgico

Especialmente en casos graves de infertilidad, la intervención quirúrgica puede ser el tratamiento más indicado.

La cirugía de desobstrucción de los conductos deferentes permite que el esperma pueda circular de los testículo hasta el exterior. Éste es un caso de tratamiento de infertilidad de causa postesticular a través de la cirugía.

También en casos de cáncer, la cirugía de extirpación del tumor puede ayudar a solucionar la infertilidad.

La criptorquidia y el varicocele son otras alteraciones de la fertilidad que pueden ser solucionadas a través de la cirugía.

Reproducción asistida e infertilidad en el hombre

Una de las preguntas más comunes en torno a este tema es si un hombre estéril puede tener hijos. La respuesta es no, ya que la esterilidad se define precisamente como la incapacidad para lograr el embarazo natural.

Sin embargo, la reproducción asistida puede ayudar a un hombre con problemas en su fertilidad a ser padre, ya sea a partir de sus propios espermatozoides o, en los casos más graves, empleando espermatozoides de un donante. En este enlace puedes obtener información sobre ello: ¿Qué es la donación de semen?.

Dependiendo del grado y la causa de infertilidad, se escogerá el tratamiento reproductivo menos invasivo y con mayor probabilidad de éxito para cada caso.

Las técnicas reproductivas que pueden aplicarse son la inseminación artificial y la fecundación in vitro (FIV), ya sea convencional o por microinyección espermática (ICSI: inyección intracitoplasmática de espermatozoides).

Para llevarlas a cabo debemos obtener los espermatozoides del varón infértil, preferiblemente por masturbación. En caso de no poder obtener espermatozodies viables de la eyaculación, la muestra seminal puede ser obtenida mediante alguno de estos tres métodos:

Por otra parte, existen técnicas complementarias que pueden ser de gran ayuda en la aplicación del tratamiento de fertilidad indicado:

  • IMSI: inyección intracitoplasmática de espermatozoides seleccionados morfológicamente, especialmente indicada para casos graves de teratozoospermia.
  • PICSI (ICSI fisiológico): inyección intracitoplasmática de espermatozoides seleccionados por afinidad al ácido hialurónico.
  • MACS (Magnetic Activated Cell Sorting): se trata de realizar una selección de espermatozoides antes de realizar la inseminación artificial o la fecundación in vitro. Este proceso permite eliminar los espermatozoides muertos y concentrar la muestra seminal en espermatozoides de mayor calidad.
  • DGP (diagnóstico genético preimplantacional): se trata de analizar genéticamente el embrión obtenido por ICSI.

La elección de uno u otro método dependerá también de la situación de fertilidad de la mujer.

Preguntas de los usuarios

¿Existen signos o síntomas que indiquen la infertilidad masculina?

En la mayoría de situaciones un hombre no descubre su infertilidad hasta que acude a un centro de reproducción asistida y se hace las pruebas necesarias. Generalmente, no hay ningún síntoma específico o señal que lo indique, aparte del hecho de no lograr la gestación tras un año de relaciones sexuales sin protección anticonceptiva.

Hay casos en los que la infertilidad puede llevar a una disminución del tamaño testicular o a variaciones en la textura, consistencia o color del semen. Ello puede ser un signo o síntoma de infertilidad.

¿Existe alguna relación entre la fertilidad masculina y la edad?

Al contrario de lo que ocurre en el caso de la mujer, la fertilidad masculina no es finita ni se ve afectada por la edad de una forma tan marcada. No obstante, el paso del tiempo afecta en general a todo el organismo y, por ello, es posible que haya una disminución de la calidad seminal.

Aunque algunos estudios hablan de andropausia como la menopausia masculina, ésta no es igual a la femenina ni ocurre en todos los hombres.

¿La infertilidad masculina es hereditaria?

Dependerá de cual sea la causa que esté provocando la esterilidad en el varón. Si el hombre padece alguna alteración genética responsable del problema de fertilidad como ocurre en muchos casos de fibrosis quística, existe la posibilidad de que el hijo herede la alteración genética de su padre y, por tanto, sea también estéril.

Sin embargo, si la causa de la infertilidad es adquirida por alguna cirugía, traumatismo o enfermedad, en principio, no tiene por qué ser transmitida a la descendencia.

¿Un hombre estéril puede eyacular?

Es posible que no produzca espermatozoides, pero, si su próstata y vesículas seminales están en buenas condiciones, el hombre eyaculará.

Hay casos como la aspermia, en los que el problema de fertilidad es precisamente la ausencia de eyaculación, pero no debemos confundir esta alteración con otras como la azoospermia (ausencia de espermatozoides en el eyaculado).

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso de foros o formularios indica que estás aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.   Cerrar