Esterilidad femenina: síntomas, causas y tratamiento

La esterilidad femenina es la incapacidad de la mujer para concebir. Puede deberse a múltiples causas, por lo que es necesario hacer un estudio de fertilidad para determinar el tratamiento a seguir. Generalmente no se presentan síntomas y la mujer desconoce la existencia del problema hasta que acude a consulta médica por no lograr un embarazo.

Aunque la esterilidad y la infertilidad se utilicen coloquialmente como sinónimos, es importante tener en cuenta que no lo son. Una mujer estéril no puede tener un embarazo al no ser posibles la fecundación o la implantación, mientras que una mujer infértil es aquella que puede tener un embarazo pero éste no llega a término. Te recomendamos que visites este enlace para ampliar información: Esterilidad e infertilidad, ¿cuáles son las diferencias?

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Tipos

Los problemas de esterilidad pueden ser de distintos tipos. Así, en función de si existe o no posibilidad de cura o tratamiento encontramos:

  • Esterilidad absoluta o permanente: la fecundación o la implantación están impedidas. No hay posibilidad de tratamiento, regresión o curación espontánea.
  • Esterilidad relativa: existe algún factor que puede disminuir la fertilidad femenina. Ésta puede desaparecer espontáneamente o se dispone de tratamiento.

Por otro lado, si la mujer ha conseguido o no previamente un embarazo se pueden distinguir otros dos tipos:

  • Esterilidad primaria: nunca se ha logrado un embarazo.
  • Esterilidad secundaria: no se logra un embarazo pero ha habido alguno previo.

Asimismo, podemos distinguir entre la esterilidad involuntaria y la voluntaria:

  • Esterilidad voluntaria: suele conocerse también como esterilidad quirúrgica o ligadura de trompas. Es aquella que emplea voluntariamente la mujer para planificar una familia.
  • Esterilidad involuntaria: aparece de forma natural, sin intervención médica. En estos casos la mujer no consigue tener descendencia.

En este artículo hablaremos sobre la esterilidad involuntaria.

Síntomas

El primer signo de esterilidad en la pareja es haber mantenido relaciones sexuales sin utilizar anticonceptivos durante un año y que no se consiga un embarazo. En caso de que esto ocurra, se debe acudir a un especialista en fertilidad para que haga una serie de pruebas a ambos miembros de la pareja.

En cuanto a la esterilidad femenina, generalmente ésta no suele manifestarse de ninguna forma, por lo que la mujer no notará ningún síntoma y no será consciente del problema hasta que acude a una revisión ginecológica o a consulta por problemas de fertilidad.

Sin embargo, en ocasiones pueden aparecer molestias o indicios que hagan sospechar al médico de alguna patología, como dolor, malestar, alteraciones menstruales e incluso fiebre. Ante cualquier molestia o signo de alteración se debe consultar con un médico, pero es fundamental que la mujer acuda a revisiones ginecológicas periódicas para garantizar su salud y bienestar.

¿A qué se debe?

Los principales motivos por los que una mujer tiene problemas de fertilidad son los siguientes:

  • Problemas hormonales y de ovulación
  • Problemas en el cérvix o cuello uterino
  • Alteraciones en las trompas
  • Alteraciones uterinas

La esterilidad femenina puede aparecer por una de estas alteraciones o por combinación de varias.

Actualmente, la causa más frecuentes de esterilidad femenina es la edad materna avanzada. Por encima de los 35-37 años, tanto la cantidad como la calidad de los óvulos (reserva ovárica) es muy baja y por ello se ve reducida drásticamente la posibilidad de embarazo, especialmente a partir de los 40.

Problemas hormonales y de ovulación

Las hormonas que se encargan del funcionamiento normal del ovario son la GnRH (gonadotropina coriónica humana), la FSH (hormona folioculoestimulante), la LH (hormona luteinizante), la progesterona y el estradiol.

Cualquier alteración en alguna de estas hormonas que controlan el ciclo ovárico de la mujer puede conducir a un fallo en la maduración de los óvulos o a problemas de ovulación. En caso de que el problema hormonal persista en el tiempo, es decir, no sea una alteración puntual, puede derivar en esterilidad femenina.

Al estar alterado el ciclo menstrual, los problemas de ovulación suelen estar asociados a alteraciones en la menstruación o amenorrea (ausencia de menstruación). Esto hace que la mujer sospeche de que existe algún problema con su regla y acuda a consulta. Sin embargo, algunas patologías, como el fallo ovárico oculto, aparecen sin problemas menstruales asociados.

Entre los factores que pueden causar alteraciones en la ovulación están:

  • Estrés
  • Problemas con la glándula tiroides
  • Tratamientos contra el cáncer (radioterapia o quimioterapia)
  • Algunos tipos de medicación
  • Factores ambientales
  • Alteraciones en el peso de la mujer, ya sea obesidad o anorexia.

Problemas cervicales

El cérvix o cuello del útero es la estructura anatómica que conecta la vagina con el útero, por lo que los espermatozoides deben ser capaces de atravesarla en su camino hacia el óvulo. En caso de que exista alguna formación anormal, como pólipos o miomas, el conducto puede estar obstruido y éstos pueden tener dificultades para atravesarlo.

Asimismo, es importante que el moco cervical tenga la estructura y consistencia adecuadas, ya que sirve como barrera de selección que solo permite el paso de los mejores espermatozoides. Debe ser elástico y resbaladizo, similar a la clara de huevo.

Por otro lado, las bacterias y microorganismos patógenos pueden provocar infecciones, cambios de pH e inflamación, lo cual puede impedir el ascenso de los espermatozoides.

Alteraciones en las trompas de Falopio

En las trompas de Falopio es donde ocurre la fecundación, por lo que es importante que éstas tengan una estructura adecuada y que sean permeables, es decir, que dejen pasar fluido a su través, para que los espermatozoides pueden llegar hasta el óvulo y, una vez fecundado, el embrión pueda viajar hasta el útero.

Para que pueda ocurrir un embarazo natural es imprescindible que al menos una de las dos trompas sea permeable. Si ambas trompas están obstruidas la mujer presentará esterilidad.

Los problemas en las trompas pueden ser debidos a infecciones, endometriosis, malformaciones, enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), salpingitis o hidrosalpinx, entre otros.

Para más información sobre los problemas obstructivos en las trompas de Falopio consulta este enlace: Obstrucción de trompas de Falopio.

Alteraciones en el útero

El endometrio, la capa que recubre el interior del útero, es el lugar donde va a tener lugar la implantación del embrión. Por lo tanto, debe estar en condiciones óptimas para que el embrión pueda adherirse y continuar su desarrollo. La formación de pólipos y miomas puede dificultar o imposibilitar la implantación, causando esterilidad femenina.

Asimismo, una infección por Clamidia o Mycoplasma, entre otros microorganismos, puede producir esterilidad si llega a provocar una endometritis, es decir, la inflamación del endometrio.

La presencia de enfermedades uterinas también puede impedir o dificultar el embarazo. No todas las alteraciones en el desarrollo del útero causan esterilidad: dependerá de cómo limite el crecimiento fetal en el embarazo y de si afecta a la implantación.

La alteración anatómica con mayor riesgo de aborto y también la más frecuente es el útero septo, en la cual el útero está divido en dos por un tabique o septo. Sin embargo, ésta y otras anomalías pueden operarse para mejorar la fertilidad femenina y disminuir el riesgo de aborto.

Otras causas

Además de las mencionadas hasta ahora, existen otros motivos por los que puede ser más complicado conseguir el embarazo:

  • Esterilidad de origen desconocido (EOD): este tipo de esterilidad se produce cuando no existe ninguna causa aparente de fertilidad, ya que todas las pruebas dan resultados normales.
  • Factor genético: ciertas alteraciones genéticas y cromosómicas pueden dificultar o impedir la fecundación e incluso ser causa de aborto.
  • Factor ambiental: los alimentos poco saludables, los agentes químicos, el alcohol, el tabaco, las drogas, etc. pueden causar esterilidad tanto en la mujer como en el hombre.
  • Esterilidad inmunológica: el sistema inmunitario de la madre debe “tolerar” al embrión, es decir, no debe atacarlo, para que éste pueda implantar y el embarazo pueda desarrollarse adecuadamente. Si el sistema inmune no actúa adecuadamente puede producirse un aborto o verse impedida la implantación. El síndrome antifosfolípido y la presencia de anticuerpos antiespermatozoides son causas de esterilidad inmunológica.
  • Problemas de coagulación: el sistema de coagulación de la sangre debe funcionar adecuadamente. Si hay una coagulación excesiva pueden formarse trombos o coágulos, mientras que si es deficiente puede haber pérdidas importantes de sangre. En relación con el embarazo y la implantación, un exceso de coagulación puede ser causa de abortos recurrentes si se ve comprometido el suministro de sangre al futuro bebé a través de la placenta.
  • Factor psicológico: el estrés y la ansiedad afectan de forma negativa a la fertilidad tanto masculina como femenina, por lo que pueden ser causa de esterilidad.

¿Cómo se detecta?

Para poder determinar cuál es la causa de infertilidad o esterilidad es necesario hacer una serie de pruebas tanto al hombre como a la mujer. El estudio de esterilidad femenino consta principalmente de tres apartados:

  • Ecografía transvaginal: para valorar el útero, los ovarios y el cérvix.
  • Análisis de hormonas femeninas: para ver si hay alguna alteración en el ciclo menstrual y el estado de la reserva ovárica.
  • Histerosalpingografía: para ver si las trompas son permeables.

Existen pruebas adicionales que pueden hacerse a la mujer si los resultados de alguna de las tres mencionadas están alterados, ha habido varios abortos o se sospecha de alguna patología. Si quieres saber más sobre las pruebas de fertilidad femenina te recomendamos este enlace: ¿En qué consisten las pruebas de fertilidad femenina?

Tratamiento

El procedimiento a seguir dependerá de la causa de esterilidad, por lo que un buen diagnóstico es fundamental.

Si el problema es hormonal puede ser suficiente con medicación para restablecer la fertilidad. Sin embargo, si existen crecimientos anormales en el útero, malformaciones uterinas o alteraciones en las trompas, puede ser necesaria la intervención quirúrgica para solucionar el problema. El médico deberá valorar la situación concreta.

En caso de que este tipo de tratamientos no sea posible o siga sin conseguirse el embarazo natural, puede recurrirse a la reproducción asistida. Si la reserva ovárica es buena y al menos una de las trompas es permeable, podría hacerse una inseminación artificial. Sin embargo, si la reserva ovárica no es buena, ambas trompas son impermeables o existe alguna alteración mayor, podría iniciarse un tratamiento de fecundación in vitro (FIV).

Cuando los óvulos de la mujer no son de buena calidad, son escasos y no se consigue el embarazo tras varios intentos de FIV, puede plantearse la opción de hacer un tratamiento de ovodonación, un tratamiento que ofrece altas tasas de embarazo y ha permitido el nacimiento de miles de niños. Infórmate en detalle sobre esta opción reproductiva aquí: Fecundación in vitro con donación de óvulos.

Si la mujer presenta fallos de implantación o abortos recurrentes puede optarse por un tratamiento de FIV con aspirina y heparina, ya que se ha demostrado que este tipo de fármacos son beneficiosos cuando el causante es un problema de coagulación.

Preguntas de los usuarios

¿La esterilidad femenina tiene cura?

Dependiendo de cuál sea la causa, el problema de fertilidad puede tener solución o no. Aún así, en la mayoría de los casos, aunque no sea posible el embarazo natural, las técnicas de reproducción asistida permiten tener descendencia.

¿Puede haber esterilidad por un aborto?

El aborto espontáneo puede ser la consecuencia de un problema de fertilidad. En el caso de un aborto inducido, si se hace de forma quirúrgica podrían dañarse las estructuras reproductivas femeninas, causando hemorragias e incluso esterilidad. Esto puede ocurrir en casos raros en los que el útero se desgarra o perfora, se daña el cuello del útero o en casos en los que aparece pus en la región abdominal como consecuencia de la operación.

¿La gonorrea puede causar esterilidad en la mujer?

Las infecciones de transmisión sexual (ETS) como la gonorrea pueden afectar a la fertilidad de la mujer. La gonorrea, causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae o gonococo, afecta habitualmente al cuello del útero de la mujer.

Si la infección no se trata adecuadamente y asciende por el tracto genital femenino, puede dañar el útero e incluso las trompas causando enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), una enfermedad asociada a los problemas de fertilidad y los embarazos ectópicos.

Un comentario

  1. usuario
    Vicky9

    Hola. Después de 2 abortos y varios ciclos de FIV fallidos me han hecho unos análisis. Me han detectado síndrome antifosfolípido. El médico me ha recetado lo que dicen aquí, aspirina y heparina antes de la FIV. ¿Tengo que tomarlo hasta que me hagan la prueba de embarazo o hasta cuando? Estoy un poco cansada ya de tantos intentos y de no conseguirlo no se si seré capaz de superar un nuevo negativo. ¿Qué posibilidades tengo de quedarme embarazada esta vez?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar