FIV con donación de óvulos en Dinamarca

La fecundación in vitro (FIV) es un proceso de reproducción asistida en el que la unión entre óvulo y espermatozoide para dar lugar a un nuevo ser, tiene lugar en el laboratorio.

Así, es necesario obtener ambos gametos, tanto el femenino como el masculino, y fusionarlos en el laboratorio para posteriormente transferir al útero de la futura madre los embriones generados, a la espera de que se produzca la implantación y con ello el embarazo.

Cuando la futura madre no puede aportar sus propios óvulos, por mala calidad, baja cantidad o ausencia total de los mismos, tiene la opción de recurrir a la donación de óvulos para realizar un tratamiento de FIV.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Índice

FIV con donación de óvulos en Dinamarca

Condiciones legales

En caso de optar por hacer una FIV con óvulos de donante, la legislación danesa obliga a que la parte masculina, los espermatozoides, sean necesariamente aportados por el futuro papá.

Esto implica que las mujeres solteras y las parejas lesbianas, aunque tienen acceso a otros tratamientos de reproducción asistida, no pueden someterse a un proceso de FIV con donación de óvulos. Esto es así porque la legislación no permite la doble donación de gametos, por tanto, tampoco las parejas heterosexuales con problemas en ambos gametos podrán ser padres por reproducción asistida en Dinamarca.

La ley danesa exige que las futuras madres que se someten a este tratamiento o cualquier otro proceso de reproducción asistida no deben tener más de 46 años de edad.

Proceso de FIV con óvulos de donante

El tratamiento que se sigue es el siguiente:

  • Selección de la donante de óvulos (leer más sobre esto en: Tipos de donante de óvulos)
  • Estimulación ovárica a la donante y punción folicular para la obtención de los óvulos
  • Obtención y preparación de la muestra seminal del futuro padre
  • Unión de óvulos y espermatozoides en el laboratorio ya sea a través de la FIV convencional o de la ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides)
  • Cultivo de embriones hasta día 3 o 5 dependiendo de la calidad de los mismos y las condiciones de cada situación
  • Transferencia de los embriones generados, normalmente uno o dos
  • Congelación de los embriones de calidad no transferidos a través del proceso de vitrificación embrionaria

Pasados 15 días de la transferencia de los embriones, la futura mamá podrá realizar un test de embarazo para comprobar si se ha logrado el embarazo y por tanto el tratamiento ha resultado exitoso.

Si la donación no es en fresco por incapacidad de sincronizar los ciclos menstruales de la donante y la receptora, los óvulos de la donante serán vitrificados. Llegado el momento, se desvitrificarán y se procederá a la fecundación y al resto de pasos de la técnica.

El tratamiento que ha de seguir la receptora y por tanto futura madre consiste en la administración de medicación hormonal (estrógenos y progesterona). Con ello se consigue la preparación endometrial.

Así, cuando el endometrio ha alcanzado el aspecto adecuado y tiene un grosor de entre 7 y 10 mm aproximadamente, se programa la transferencia de los embriones a la cavidad uterina. Este proceso de transferencia es sencillo, indoloro y de corta duración por lo que no requiere anestesia.

Algunas clínicas ofrecen a las pacientes extranjeras iniciar la preparación endometrial en el país de origen y acudir a la clínica únicamente para los últimos controles y la transferencia embrionaria.

El semen del futuro papá será empleado preferentemente en fresco, aunque podrá también congelarse en caso de incapacidad de hacer la entrega en fresco.

2 comentarios

  1. usuario
    Josué

    Me parece un poco tontería que no dejen usar óvulos y semen de donante, reducen derechos a muchas mujeres. ¿Cuál es la razón?

    • avatar
      Andrea RodrigoEspecialista en reproducción asistida

      La legislación danesa establece que no es posible la doble donación porque desde su punto de vista, eso roba el derecho a los niños de conocer su origen genético. Por tanto, al menos uno de los padres debe estar ligado genéticamente al hijo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso de foros o formularios indica que estás aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.   Cerrar