¿En qué consiste la congelación de espermatozoides?

La criopreservación de espermatozoides es una técnica fundamental de los laboratorios de andrología. Permite desde la creación de bancos de esperma hasta preservar la fertilidad antes de someterse a tratamientos oncológicos, como la quimioterapia, sin afectar a la calidad del esperma. En este artículo, veremos sus indicaciones, en qué consiste el proceso de congelación de semen y los métodos que se utilizan en la actualidad.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Indicaciones

La congelación de esperma tiene especial relevancia en las siguientes situaciones:

Antes de tratamientos oncológicos

Algunos de los tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia o la radioterapia (esta última, en el caso del cáncer de testículo), pueden afectar a la producción de espermatozoides. Por eso, se recomienda que, antes de iniciarlos, se criopreserven muestras seminales para usarlas en el futuro en caso de buscar la paternidad.

En algunos casos, la función testicular se recupera por completo después del tratamiento oncológico y se puede conseguir el embarazo de forma natural.

Si en el futuro se desea ser padres biológicos y su capacidad de producción espermática se ha visto comprometida, se podrán utilizar estas muestras. Será necesario someterse a tratamientos de reproducción asistida para conseguir la gestación.

Antes de realizar una vasectomía

Los pacientes que no desean tener más hijos pueden realizarse una vasectomía, que consiste en bloquear los conductos deferentes para que los espermatozoides no puedan salir al exterior en el eyaculado. Por tanto, es un tratamiento quirúrgico para conseguir la esterilización masculina permanente.

No obstante, algunos hombres acaban arrepintiéndose de haber tomado esta decisión y quieren ser padres más adelante. Por eso, se recomienda que, antes de someterse a la cirugía, se congelen algunas muestras de semen por si se cambia de opinión. Si se quieren utilizar las muestras criopreservadas, será necesario someterse a un tratamiento de reproducción asistida.

También es posible revertir la vasectomía quirúrgicamente mediante una vasovasostomía, que consiste en permitir de nuevo el paso de los espermatozoides por estos conductos y recuperar de nuevo la fertilidad. Sin embargo, no siempre es efectiva.

Banco de donantes de esperma

La Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Asistida estipula lo siguiente en cuanto a los donantes:

Su estado psicofísico deberá cumplir las exigencias de un protocolo obligatorio de estudio de los donantes que incluirá sus características fenotípicas y psicológicas, así como las condiciones clínicas y determinaciones analíticas necesarias para demostrar, según el estado de los conocimientos de la ciencia y de la técnica existentes en el momento de su realización, que los donantes no padecen enfermedades genéticas, hereditarias o infecciosas transmisibles a la descendencia.

Para asegurar que las muestras de semen no pueden contagiar ninguna enfermedad de transmisión sexual, siempre se congelan, como mínimo, durante 6 meses antes de ser utilizadas.

Por tanto, vemos que la congelación de semen es imprescindible para crear los bancos de esperma y garantizar la seguridad de las pacientes que reciben estas muestras.

Pacientes con mala calidad espermática

En aquellos pacientes en los que se detecta una mala calidad de semen, se recomienda congelar muestras antes de iniciar el tratamiento de reproducción asistida. Es una manera de asegurar que habrá espermatozoides disponibles para fecundar los óvulos el día que se obtengan.

Pacientes con dificultad para obtener la muestra

En algunos casos, puede ser difícil conseguir la muestra seminal el día del tratamiento. Por ejemplo, debido a bloqueos psicológicos o porque no sea posible asistir a la clínica, ya sea por motivos laborales o por tener el lugar de residencia lejos de la clínica, como en los casos internacionales de ovodonación.

También es útil en los pacientes con muestras valiosas, como en los siguientes casos:

Gracias a la congelación de estas muestras, se puede optimizar su uso, ya que es posible dosificarlas y utilizarlas poco a poco, según se necesite. Por tanto, la criopreservación de semen facilita que se lleven a cabo algunos tratamientos y minimiza las molestias ocasionadas a los pacientes.

Transexuales

La congelación de esperma también está indicada en las mujeres transexuales (mujeres que nacen con genitales masculinos) que van a someterse a la cirugía de transición de sexo. Podrán utilizarlo en el futuro, mediante:

  • Donación de óvulos y gestación subrogada
  • Tratamientos de reproducción asistida a sus parejas, en el caso de que sean lesbianas

Métodos de congelación de esperma

La congelación de espermatozoides es una técnica sencilla que se realiza rutinariamente en todos los laboratorios de andrología.

Antes de congelar el semen de un paciente, es necesario que aporte serologías actualizadas para garantizar la seguridad del resto de muestras presentes en el laboratorio.

También es fundamental valorar la calidad seminal antes de la criopreservación, ya que es el factor más relevante a la hora de predecir la supervivencia espermática postdescongelación. Se realizará mediante un seminograma, que consiste en evaluar principalmente los siguientes parámetros seminales:

  • Concentración
  • Movilidad
  • Morfología
  • Vitalidad

Para criopreservar esperma, es imprescindible la presencia de espermatozoides móviles, ya sea en el eyaculado o en la biopsia testicular.

Con la finalidad de evitar que se produzcan daños celulares en los espermatozoides, se añaden crioprotectores a la muestra. Éstos deshidratan las células y así se evita que el agua, al congelarse, cause la muerte celular.

Hay que tener en cuenta que es durante la congelación y la descongelación cuando los espermatozoides pueden sufrir más daños. Durante su almacenaje, si éste se realiza correctamente, la calidad de las muestras no empeora. Por tanto, el tiempo durante el que están congelados los espermatozoides no influye en la supervivencia de éstos.

Existen dos técnicas de congelación espermática:

Congelación lenta

La congelación lenta es el procedimiento más utilizado actualmente. Una vez se han añadido los crioprotectores a la muestra y ha sido repartida en varios criotubos o pajuelas, se va descendiendo su temperatura paulatinamente. Finalmente, se almacenan a -196ºC en nitrógeno líquido.

En el caso de las muestras valiosas, existe la opción de congelarlas en perlas, que permite administrarlas mejor y descongelar únicamente la cantidad de muestra necesaria en cada ocasión.

Vitrificación

Otra técnica disponible para congelar esperma es la vitrificación. Es un método de congelación ultrarrápido cuya ventaja principal es que requiere menos tiempo. Además, permite utilizar menos crioprotectores.

Hoy en día, la técnica de la vitrificación se utiliza rutinariamente para la congelación de óvulos y embriones. Éstos tienen gran cantidad de agua en su interior, cosa que hace que sean muy delicados a la congelación lenta.

No obstante, en el caso de la criopreservación de esperma, su uso no está tan extendido debido a que los espermatozoides no son tan sensibles a este proceso y se obtienen buenos resultados sin recurrir a la vitrificación.

Uso de las muestras congeladas y resultados

Una vez las muestras criopreservadas son descongeladas, pueden ser utilizadas en tratamientos de reproducción asistida. Dependiendo de su calidad y de si existe algún otro problema de fertilidad en la pareja, serán usadas en una inseminación artificial o en una fecundación in vitro (FIV).

Respecto a los resultados obtenidos al utilizar muestras que previamente han sido criopreservadas, éstos dependen principalmente de la calidad inicial de las muestras.

Los factores que más influyen en los resultados postdescongelación son la calidad seminal inicial y que el proceso de criopreservación se realice correctamente.

En las muestras de buena calidad, algunos parámetros seminales, como el número de espermatozoides vivos, pueden verse disminuidos por este proceso. No obstante, las probabilidades de éxito de los tratamientos no se ven alteradas.

En el caso de las muestras de peor calidad, estos parámetros empeorarán más y la congelación puede afectar negativamente a la hora de conseguir el embarazo mediante algunas técnicas en las que se necesite una concentración espermática determinada, como en la FIV convencional.

Sin embargo, algunos estudios han confirmado que, en el caso de la microinyección intracitoplasmática (ICSI), no se observan diferencias en los resultados obtenidos con semen congelado respecto a los obtenidos con muestras en fresco.

Preguntas de los usuarios

¿Cuál es el precio de congelar esperma?

El precio de la criopreservación de espermatozoides puede variar entre clínicas y países, pero oscila entre los 200-600€, aproximadamente. Si te encuentras en España, puedes beneficiarte de los siguientes descuentos: Descuentos para la congelación de esperma.

¿Se puede congelar esperma en casa?

Congelar espermatozoides en casa no es posible, ya que se tienen que utilizar crioprotectores y nitrógeno líquido para realizar el proceso y éstos solamente deben ser manipulados por profesionales cualificados para ello. Es necesario acudir a una clínica de reproducción asistida para someterse a esta técnica y garantizar unos buenos resultados.

¿Se puede congelar esperma en la Seguridad Social?

Sí, siempre y cuando sea por prescripción médica. Por ejemplo, en el caso de los pacientes oncológicos que vayan a someterse a tratamientos de quimioterapia y quieran preservar su fertilidad.

Lectura recomendada

Tal y como hemos visto, la congelación de semen es muy útil en casos tanto de donación de óvulos como de semen. Te invitamos a que leas más información sobre estos procesos en los siguientes enlaces:

Además, también cobra especial relevancia en los casos en que es necesario preservar la fertilidad, como en pacientes oncológicos. Puedes encontrar más información sobre este tratamiento en el siguiente enlace: ¿Qué es la preservación de la fertilidad?

Por último, otros pacientes que pueden beneficiarse de esta técnica son los que se someten a una biopsia testicular para obtener espermatozoides. Mediante la congelación espermática, se suprime la necesidad someterse a esta intervención el día de la punción folicular. De esta forma, se elimina el riesgo de no encontrar espermatozoides dicho día. Además, una única muestra puede utilizarse en diferentes ciclos si es suficientemente buena. En el siguiente artículo puedes encontrar más información sobre este procedimiento: ¿En qué consiste la biopsia testicular?

Un comentario

  1. usuario
    León G.

    Congelé semen hace 17 años. ¿Todavía puedo usarlo? ¿Cuánto tiempo dura el esperma congelado?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso de foros o formularios indica que estás aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.   Cerrar