La recompensa económica que reciben las donantes es para compensar:

  • Molestias físicas que causa el tratamiento (dolor abdominal, hinchazón, cambios de humor…)
  • Riesgos médicos asociados a la donación
  • Gastos de desplazamiento
  • Tiempo invertido y las posibles pérdidas laborales que pueda ocasionar
Puedes leer el artículo completo en :    326
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies