La beta-hCG (gonadotropina coriónica humana) es una hormona que se produce cuando ocurre la implantación del embrión en el útero, lo cual marca el inicio de la gestación. Esto hace que sea conocida como la hormona del embarazo y que se analice en los test de embarazo para saber si existe gestación.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es la beta-hCG?

La gonadotropina coriónica humana es una glicoproteína que está formada por dos subunidades: la alfa y la beta. La beta es única de esta hormona, por eso es la que se detecta cuando se analiza.

Es producida por el trofoblasto una vez ha ocurrido la implantación del embrión en el endometrio, la capa que recubre la cavidad uterina.

El trofoblasto son las células del embrión en estadio de blastocisto que formarán la placenta.

La función de esta hormona en la gestación es la de mantener el cuerpo lúteo, cosa que permite la síntesis de progesterona y estrógenos en las etapas tempranas de la gestación. Estas hormonas tienen un papel fundamental en el desarrollo y mantenimiento del embarazo.

El test de la beta-hCG

El hecho de que esta hormona aumente repentinamente tras la implantación hace que sea un indicador excelente de que hay gestación y, por eso, es la que se analiza en los test de embarazo.

Además de permitir detectar precozmente la gestación, también es utilizada para monitorizar que el embarazo se está desarrollando correctamente.

En función de si las pruebas nos proporcionan los niveles exactos de esta hormona o si solamente son capaces de detectar la presencia o ausencia de ésta, distinguimos entre:

  • Análisis cualitativos: informan sobre si hay beta-hCG, sin proporcionar ningún valor. Pueden realizarse tanto en sangre como en orina y son capaces de detectar niveles a partir de 20-50 mUI/ml, dependiendo de la marca del test. El resultado obtenido es positivo si hay embarazo y negativo en ausencia de éste.
  • Análisis cuantitativos: proporcionan los niveles exactos que hay de beta-hCG en sangre. Son más sensibles, ya que pueden detectar niveles por encima de los 5 mUI/ml, valor a partir del cual se considera un resultado positivo. No obstante, se considera muy bajo, por lo que será necesario repetir el test. A partir de 50 mUI/ml es un buen resultado y es indicativo de que el embarazo evoluciona correctamente.

Por tanto, siguiendo esta clasificación, actualmente existen tres tipos de pruebas que analizan la beta-hCG:

  • Análisis cualitativo en orina: son los test de embarazo que se comercializan en las farmacias.
  • Análisis cualitativo en sangre: su uso es poco frecuente.
  • Análisis cuantitativo en sangre: es más preciso que los anteriores. Es el que se utiliza comúnmente en las clínicas, incluidas las de reproducción asistida.

Valores de referencia

Existen unos valores de referencia de beta-hCG indicativos de que el embarazo evoluciona correctamente. Los niveles de esta hormona en el organismo van variando a lo largo de todo el desarrollo fetal: aumentan durante el primer trimestre del embarazo y, a partir de ese momento, los niveles bajan y se estabilizan.

A partir de los niveles detectados en sangre de esta hormona (medidos en mUI/ml), es posible estimar en qué semana de la gestación se está:

  • 9?130: entre 3-4 semanas
  • 75?2600: entre 4-5 semanas
  • 850?20800: entre 5-6 semanas
  • 4000?100200: entre 6-7 semanas
  • 11500?289000: entre 7?12 semanas
  • 18300?137000: entre 12-16 semanas
  • 1400?53000: entre 16?19 semanas (2º trimestre)
  • 940?60000: entre 19-41 semanas (3º trimestre)

No obstante, hay que tener en cuenta que estos valores son orientativos y pueden variar entre mujeres. Puede darse el caso de que el resultado de la beta sea bajo y se tenga un embarazo normal. Lo más importante es que el incremento de los niveles sea en la proporción correcta: debe duplicarse cada dos días, aproximadamente.

Falsos positivos y falsos negativos

En las pacientes de tratamientos de fecundación in vitro (FIV), se puede detectar la beta-hCG a partir de los 10-13 días de la punción folicular. No obstante, se suele esperar unos días más para asegurar que los niveles han aumentado lo suficiente. De esta manera, es más probable que el resultado de la prueba sea claramente positivo si hay embarazo y no sea necesario repetir el análisis.

En el caso de las mujeres que han concebido naturalmente, este test suele realizarse una vez ha tenido lugar el primer retraso menstrual. Sin embargo, debido a que no se sabe el momento exacto en el que ha ocurrido la fecundación, puede que los niveles de esta hormona todavía no sean detectables y sea necesario repetir el análisis unos días más tarde.

Hay que tener en cuenta que pueden darse falsos negativos, es decir, beta negativa habiendo embarazo. Esto puede ocurrir si se realiza demasiado pronto el análisis, ya que el nivel de la hormona puede que todavía no haya aumentado lo suficiente como para poder ser detectada.

Por otra parte, también puede haber un falso positivo (beta positiva sin embarazo). Por ejemplo, en los tratamientos de reproducción asistida, uno de los fármacos que se utiliza para inducir la ovulación es la hCG. Por tanto, puede detectarse esta hormona en sangre sin que haya habido implantación. En estos casos, los niveles son bajos y van descendiendo en lugar de aumentar.

También se pueden detectar falsos positivos a causa de las siguientes situaciones:

  • Embarazo ectópico: el embrión implanta en un lugar incorrecto y finalmente detiene su desarrollo.
  • Aborto espontáneo
  • Embarazo anembrionado: se desarrolla saco embrionario, pero no hay embrión.
  • Tumor trofoblástico: en la unión entre la placenta y el útero.
  • Mola hidatiforme: masa de células formada a partir de la placenta que causa una gestación anormal.
  • Cáncer ovárico

Por todo esto, será necesario confirmar más adelante el resultado positivo de la beta-hCG mediante una ecografía.

La betaespera y sus síntomas

En los tratamientos de reproducción asistida, el periodo que va desde la transferencia embrionaria hasta el día que se obtienen los resultados del análisis de la beta-hCG se conoce con el nombre de betaespera.

Para algunas pacientes, son unos días emocionalmente complicados, llenos de nervios y angustias. No obstante, es recomendable no obsesionarse con el embarazo, ya que de esta manera será un poco más llevadera esta situación.

Se pueden presentar algunos síntomas, como hinchazón abdominal, leves sangrados vaginales o náuseas. Sin embargo, no hay que preocuparse antes de hora y es recomendable consultar con el ginecólogo las dudas que puedan aparecer.

Preguntas de los usuarios

Si tengo un embarazo gemelar, ¿los niveles de la beta serán más altos?

Sí. Generalmente, en los embarazos gemelares la beta-hCG dobla sus niveles respecto a los valores de referencia de los embarazos únicos. Por tanto, si se detectan niveles muy altos de esta hormona, puede ser indicativo de un embarazo múltiple. Deberá confirmarse el diagnóstico mediante una ecografía.

¿Qué es un embarazo bioquímico?

Haber tenido un embarazo bioquímico significa que el embrión llegó a implantar y a producir hCG, pero detuvo su desarrollo tempranamente. Es decir, en esta situación, se puede llegar a detectar esta hormona, pero sus niveles son muy bajos o no aumentan como se esperaría en un embarazo evolutivo. También se conoce como aborto bioquímico.

¿Puede ser que tenga un resultado de beta negativa y estar embarazada?

Sí. Si el análisis se realiza demasiado pronto, puede que haya embarazo pero que los niveles de hormonas todavía no sean lo suficientemente altos como para ser detectados, sobre todo si es un análisis de orina, ya que son menos precisos.

Lecturas recomendadas

Como hemos visto, el análisis de la hormona beta-hCG es el siguiente paso después de realizar la transferencia embrionaria en los tratamientos de reproducción asistida. Es un proceso muy delicado, ya que realizarla bien influirá positivamente en las probabilidades de lograr el embarazo. Puedes saber más sobre este proceso en el siguiente artículo: ¿Cómo se realiza la transferencia de embriones?

Es importante destacar que este análisis para detectar si hay embarazo se lleva a cabo en todas las pacientes que se someten a estas técnicas. Es decir, tanto si se ha realizado una inseminación artificial como un ciclo de ovodonación, se analizan los niveles de esta hormona. En los siguientes enlaces puedes encontrar más información sobre estos tratamientos:

Un comentario

  1. usuario
    Judit

    Buenos días,

    ¿Si tengo una beta de 15, se considera positiva?

    Gracias

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies